Instituto sobre la Gobernanza Democrática

Seguridad y gobernanza democrática

05 – 23 agosto de 2013, Senegal

Lunes 4 de marzo de 2013

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

Fuente: Codesria.

Tema: Seguridad y gobernanza democrática.

Tipo de documento: Anuncios para presentación de candidaturas.

Palabras claves: gobernanza, anuncios para seleccionar candidatos, CODESRIA, seguridad, instituto.

Anuncios para presentación de candidaturas.

El Consejo de desarrollo de la investigación económica y social en África (CODESRIA) tiene el placer de anunciar el período de sesiones de 2013 de su Instituto anual sobre la Gobernanza Democrática. El Consejo invita a los investigadores a presentar sus candidaturas para participar en dicho instituto antes de su celebración, prevista del 5 al 12 de agosto de 2013 en Dakar (Senegal).

El Instituto sobre la Gobernanza democrática lanzado por primera vez en 1992 por el CODESRIA, es un foro interdisciplinario que reúne cada año a unos quince investigadores procedentes de diversas regiones del continente y de la diáspora, así como algunos investigadores no africanos que realizan investigaciones innovadoras sobre cuestiones asociadas al tema general de la gobernanza.

Organización.

Las actividades de todos los institutos del CODESRIA se basan en presentaciones realizadas por investigadores africanos, especialistas y expertos del continente y de la diáspora y de los participantes cuyas candidaturas fueron seleccionadas. Un director científico dirige las sesiones de trabajo, quien con el apoyo de los especialistas garantiza que se exponga una amplia gama de investigaciones y de temas políticos a los galardonados. Cada seleccionado tendrá que redactar un artículo derivado de un trabajo investigativo y que será expuesto durante las sesiones. La versión revisada del artículo será objeto de exámenes inter pares para posteriormente ser publicado por CODESRIA. El Centro de documentación y de información del CODESRIA (CODICE) pondrá a la disposición de los participantes una bibliografía lo más completa posible relacionada con el tema del Instituto. Los participantes tendrán también la posibilidad de acceder a un grupo de centros de documentación situados en Dakar y sus alrededores.

Idiomas.

El Instituto sobre la Gobernanza Democrática del CODESRIA se celebrará en francés y en inglés gracias a un sistema de interpretación simultánea.

El Instituto sobre la Gobernanza 2012: Seguridad y gobernanza democrática en África.

Las diferentes crisis que han conmocionado al continente africano durante estos últimos años, especialmente en la República Democrática del Congo, en Túnez, en Côte d’Ivoire, en Egipto, en Guinea, en Guinea Bissau, en Sudán, en el Delta y al Norte de Nigeria, pero sobre todo en Mali; replantean con profunda agudeza el tema de la seguridad y de la gobernanza democrática en África. Aún cuando el terrorismo y el fundamentalismo ocupan el papel preponderante, desafiando la existencia del Estado, imponiendo nuevas obligaciones para la convivencia en el marco de la nación, también para la soberanía de los Estados; reflexionar sobre los nexos entre la seguridad, la gobernanza democrática y la seguridad humana se ha convertido en un imperativo teórico para enfrentar los desafíos del África del siglo XXI. Además de que constituye una cuestión mayor que ocupa las autoridades nacionales y locales del continente, la cuestión de la seguridad en África es una de las más grandes preocupaciones de las organizaciones internacionales, regionales y subregionales y muy especialmente de la ONU, de la Comisión de la Unión Africana y de las Comunidades Económicas regionales. Algunas de las mayores incursiones en el continente utilizaron como justificación la promoción de la seguridad, particularmente el esfuerzo colonial de ¨pacificación de las tribus beligerantes ¨ y las intervenciones actuales se producen el virtud de la llamada ¨ Responsabilidad de Proteger ¨ (o R2P). A pesar de las discusiones generalizadas sobre el tema, la cuestión de la seguridad sigue planteando desafíos muy interesantes para las investigaciones y el estudio de las ciencias sociales, pero aún queda mucho por hacer en este campo.

Una cuestión fundamental que merece detenerse e interesarse aún más en ella es la conceptualización de la seguridad. Conforme a las concepciones realistas de un sistema internacional anárquico en el que los Estados son los principales actores y su seguridad es de una importancia capital, la seguridad se entendía inicialmente como la seguridad del Estado. La seguridad de las personas y de las sociedades se consideraba como subordinada a la de los Estados, del cual ésta es un subproducto. La crítica severa del paradigma de la seguridad del Estado condujo el deslizamiento al concepto de seguridad humana al principio de los años 1990. Este cambio está en parte motivado por una aseveración: la seguridad del Estado puede coincidir con la inseguridad de los seres humanos, la seguridad del Estado pasa a veces por la subversión de la seguridad humana, y los Estados, inclusive los más seguros, pueden convertirse en graves amenazas para la seguridad de las personas.

El enfoque de la seguridad humana trata de superar estos problemas al situar al ser humano en el centro de las discusiones sobre seguridad. Desde este punto de vista, la seguridad de las personas es la principal, y las de los Estados se subordinan a la de las personas. La seguridad humana se define entonces en el sentido más amplio del término, como la seguridad de las personas contra las amenazas, incluyendo las enfermedades, las personas sin hogar, el hambre, la criminalidad, la violencia, los problemas ambientales, el desempleo, etc. La seguridad humana ha tomado en muchos aspectos, el mismo sentido que el ¨ desarrollo sostenible ¨.

Este deslizamiento de la seguridad del Estado a la ¨ seguridad humana ¨ ha traído consigo sus propios desafíos conceptuales y políticos. En primer lugar, sus partidarios tienden a construir una dicotomía doblemente falsa entre seguridad del Estado y seguridad humana. Ésta exagera la exclusividad mutua de ambas, al no concederle crédito a la interconexión profunda entre seguridad del Estado y seguridad humana. Es también falsa en el sentido que no reconoce la posibilidad de otras formas de seguridad. Su antropocentrismo incisivo no reconoce debidamente otros enfoques que conceden un espacio vital en el debate sobre seguridad para el medio ambiente, la fauna, la flora, entre otros. En segundo lugar, el hecho que la seguridad humana se confunda con el sentido de desarrollo sostenible, nos hace plantearnos la pregunta si se trata de un concepto redundante, incluso desconcertante. En tercer lugar, las medidas de seguridad relacionadas con la educación, la salud, el cambio climático y la nutrición tienen un costo. En ese contexto, las preocupaciones específicas asociadas a la seguridad, centradas en los conflictos violentos, vienen sin sorprendernos a dominar las demás cuestiones. Cada vez más, temas como el cambio climático, el hambre y los derechos humanos se consideran como una amenaza y sólo se les presta atención en la medida en que amenazan la paz.

Más allá de los problemas de conceptualización de la seguridad, un desafío de dimensión está dado en la explicación y el tratamiento de la naturaleza cambiante de las amenazas a la seguridad en África. Los albores del siglo XXI coinciden con una fuerte disminución de las guerras que castigan muchas regiones del continente desde finales de los años 1950. Pero los esfuerzos para cosechar los frutos se han visto frustrados por nuevos desafíos. En muchos lugares, las milicias disciplinadas y amorfas que abrazan opiniones pocos coherentes desde el punto de vista ideológico, han sustituido a los movimientos rebeldes ordenados y movidos por consideraciones ideológicas de décadas precedentes. En vez de cultivar el apoyo civil, muchos de esos grupos la emprenden contra los civiles, provocando un aumento considerable de víctimas civiles. La tortura y la violencia de género proliferan en tiempos de conflicto.

A todo esto se añade la cuestión de las amenazas emergentes. Las cyberamenazas, el cambio climático, la piratería, el terrorismo, la violencia electoral, el tráfico de drogas, la trata de seres humanos, la violencia de las bandas, el lavado de dinero, son sólo algunos problemas que se plantean a las personas, a las sociedades y a los Estados en todo el continente. El carácter transnacional, la movilidad y los conocimientos de sus autores que a menudo asumen responsabilidades diversas y actividades intercontinentales, dificultan la acción de los agentes del Estado, quienes están preparados para combatir las amenazas convencionales y tradicionales. A tenor de su relativa novedad, como amenazas importantes para África, la comprensión de su naturaleza, de sus causas, la manera cómo interactúa entre ellas y con las amenazas tradicionales, su impacto sobre los Estados y las sociedades en África y cómo podrían eventualmente combatirse, requieren de gran atención de las ciencias sociales.

En la lucha contra estas nuevas amenazas, siempre se corre el riesgo de dejar los nuevos y ¨ atractivos ¨ desafíos de seguridad -debido a que se encuentran en la cúspide de las prioridades de los grandes actores de la comunidad internacional- eclipsar a los viejos y persistentes desafíos en el continente. Estos son los problemas, que datan de muchos años, relacionados con la violencia estructural que no llaman la atención, aún cuando son la causa de sufrimiento para muchas personas del continente. La desigualdad de género, la inseguridad alimentaria y de vivienda, la debilidad de los sistemas de seguridad social, las amenazas de la inadecuada gestión de los desechos y el acceso cada vez más reducido a los recursos naturales esenciales, son mucho de los tantos ejemplos.

La cuestión de la prioridad de las amenazas a la seguridad plantea cuestiones espinosas como ¿Quién establece la agenda de la seguridad en África y con qué fin? ¿Cómo estas agendas se fijan y se mantienen? ¿Cuál es el impacto de estas agendas en la vida de las personas en el continente? Estas preguntas son importantes, pues la supresión de las amenazas a la seguridad ha servido a menudo, a muchos, como cobertura para alcanzar sus intereses en África, lo que en ocasiones ha provocado mucho más daños que los causados por las amenazas que estaban llamados a eliminar.

Lea la continuación.

Ver en línea : Seguridad y gobernanza democrática

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |