Conectas denuncia en la ONU la situación de los presos provisionales de Brasil

El país mantiene 35% de los presos sin juicio y es el único de América Latina sin audiencia de custodia

Lunes 11 de marzo de 2013

Todas las versiones de este artículo: [Español] [Português]

Autor: Conectas Derechos Humanos.

Editora / Canal: Conectas.

Tipo de documento: Noticia.

Idioma: portugués.

Tema: Derechos Humanos.

Palabras clave: Derechos Humanos, Legislación, Presos, Seguridad pública.

Países y regiones: Brasil.

Ver enlace directo.

La situación de los 191 mil presos provisionales en Brasil ha sido denunciada hoy ante el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, durante su 22a Sesión, por Conectas y otras seis organizaciones de derechos humanos: Asociación por la Reforma Carcelaria, Instituto de Defensa del Derecho de Defensa, Instituto Soy de la Paz, Instituto Tierra Trabajo Ciudadanía, Justicia Global y Pastoral Carcelaria.

La abogada de Conectas, Vivian Calderoni, se ha dirigido al plenario atestado del Palacio de las Naciones, donde había representantes de los 47 Estados miembros del Consejo, para exponer las principales cifras y los hechos de uno de los principales problemas de derechos humanos y seguridad pública brasileños.

“El mundo tiene que enterarse de lo ocurre en las prisiones de Brasil, un País que, a pesar de su crecimiento y proyección internacional, aún convive todos los días con prácticas de la era medieval”, dijo Vivian.

Los principales fragmentos del discurso, traducido:

Hoy, 35% de la población carcelaria brasileña es constituida por presos provisionales, lo que corresponde a 191 mil personas. Muchas de estas personas no deberían estar presas y muchas de ellas están detenidas en comisarías y en prisiones públicas, en espacios que no están acondicionados para abrigar personas por largos períodos de tiempo.

Es importante destacar que en Brasil la persona encarcelada provisionalmente solo tiene contacto con el juez en la audiencia de instrucción y juicio, varios meses después de su detención. De acuerdo con la legislación actual, el juez puede decidir mantenerlo en prisión sin ver al preso.

Brasil es el único país de América Latina que no tiene la previsión de esa audiencia de custodia que, entre otros, tiene el efecto de reducir a las ilegalidades de la custodia cautelar. De ese modo, muchas personas que podrían beneficiarse de medidas cautelares alternativas a la prisión permanecen varios meses encarceladas, cumpliendo una “pena anticipada” que supera, a veces, la pena por el delito por el cual han sido detenidas.

La deficiencia de la defensa también contribuye a las numerosas detenciones arbitrarias en Brasil. Las Defensorías Públicas son responsables por la asistencia jurídica a las personas necesitadas, sin embargo su estructura aún es deficiente. En 2007, Brasil poseía 1,9 defensores públicos para cada 100 mil habitantes; esta realidad poco ha mejorado desde entonces. Es importante destacar que se prohíbe la práctica de la abogacía Pro Bono para beneficiar personas naturales.

Además de la detención ilegal, es necesario llamar la atención a las degradantes condiciones en las que esas personas están presas. Los presos en Brasil son amontonados en las unidades carcelarias, sin acceso a salud, sin alimentación adecuada, sin acceso suficiente a agua potable, sin saneamiento básico, sin acceso a trabajo y a educación. Son sometidos a torturas y malos tratos.

Ver en línea : Conectas denuncia en la ONU la situación de los presos provisionales de Brasil

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |