El caso Fundamedios o la construcción de un enemigo público

Martes 28 de enero de 2014

Autor: Fundamedios

Editorial y canal: Fundamedios

Tipo de documento: Noticias

Idioma: Español

Tema: Información y comunicación

Palabras clave: Defensores de derechos humanos, democracia, enemigo público, libertad de expresión y opinión pública.

Países y regiones: Ecuador

Durante más de dos años, a partir del 25 de octubre del 2011, después de una audiencia en la Comisión Interamericana de DDHH (CIDH), el Gobierno ecuatoriano inició una violenta campaña contra Fundamedios con un solo fin: presentar a la organización como un nuevo enemigo público, un ente que se opone a los cambios revolucionarios y que, por lo tanto, está regido por poderes oscuros.

En al menos 20 ocasiones, la Secretaría Nacional de Comunicación (SECOM) ha dedicado cadenas para descalificar y desprestigiar la labor de Fundamedios. Esta Secretaría ha acusado a la Organización de ser un brazo desestabilizador de los gobiernos progresistas; de “rendir cuentas” a empresarios y frentes políticos de la derecha estadounidense; de responder a los intereses de la prensa mercantilista; de tener negocios “ocultos” con la relatora especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA; de mentir descaradamente, e incluso, de recibir “millones” a través de una triangulación de fondos para financiarse.

Su director César Ricaurte tampoco ha estado exento de ataques por parte de la Secom, la cual, a través de vídeos, se ha referido a Ricaurte como un político opositor, a pesar de que nunca ha pertenecido a partido o movimiento político alguno; y de ser un “informante” o un “comensal” de la embajada norteamericana, entre otras acusaciones y descalificaciones; lo que ha derivado en inmerecidos ataques, insultos y amenazas por parte de simpatizantes gobiernistas, a través de correos electrónicos y mensajes en las redes sociales. Asimismo, entre julio de 2011 y enero de 2014, el Presidente de la República ha mencionado a Fundamedios en al menos 36 enlaces sabatinos, en los cuales ha acusado de ser una Organización “mala fe”, que miente, que hace política, que tiene “gente de "mentalidad enferma" por defender la libertad de expresión de los ciudadanos por sobre la dignidad de los funcionarios” (Enlace Ciudadano No 293); o que “Fundamedios no está para defender la libertad de expresión, sino para defender al gremio y todos sus abusos”, (Enlace Ciudadano No 317), por mencionar algunos ejemplos.

De igual manera, los medios de gobierno como: Ecuador TV, El Ciudadano, El Telégrafo, Agencia Andes y los incautados; Gama Tv y Tc Televisión también se han hecho eco de estas acusaciones, con la publicación de al menos 107 notas periodísticas, entre octubre de 2011 y enero de 2014. Algunas de ellas, coincidencialmente, paralelas a las cadenas que ordena la Secom, lo que da cuenta de un hostigamiento constante que se ha encargado de repetir el mismo discurso e intentar posicionar las mismas descalificaciones en contra de Fundamedios.

La campaña de hostigamiento inició tras una audiencia ante la CIDH

El hostigamiento contra Fundamedios inició en noviembre de 2011, justamente días después de la audiencia sobre la situación de la libertad de expresión en Ecuador, que se desarrolló el pasado 25 de octubre de ese año, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en Washington y a la que Fundamedios acudió como parte de los defensores de derechos humanos, junto a víctimas y periodistas.

Tras esta audiencia, la Secom emitió una cadena de radio y cuatro de televisión, a la que sucedieron descalificaciones y acusaciones de autoridades de Gobierno y amenazas de partidarios de este, incluyendo la advertencia de eliminación física a directivos de Fundamedios a través de correos y redes sociales, como bien lo denunció públicamente la organización en su momento.

El hecho más grave se produjo el martes 01 de noviembre de 2011, cuando en horario estelar, antes de comenzar los noticieros, la Secretaría de Comunicación ordenó la emisión de una cadena de televisión de algo más de 13’18” minutos de duración dónde se hizo falsas imputaciones en contra del Director Ejecutivo de Fundamedios y contra la organización, vinculándolos incluso con personajes a quienes, el gobierno acusó de estar relacionados con crímenes de Estado cometidos en el pasado y con tramas conspirativas en contra de este. En la cadena se dijo que Fundamedios había evitado referirse a agresiones que han sufrido periodistas ligados al Gobierno y se mencionaron diversos casos; todos ellos reportados por Fundamedios en su debida oportunidad.

En otra cadena de radio emitida el 28 de octubre de 2011 y que interrumpió el inicio de algunos informativos de la tarde durante 10 minutos y medio, se deslegitimó la actuación de los peticionarios ante la CIDH y se afirmó que en el Ecuador sí existe libertad de expresión. Parte de esta cadena decía que “La delegación de periodistas de medios llamados independientes alzaron su voz de protesta porque, según ellos, los intereses a los que representan, este gobierno, es una amenaza a la libertad de expresión…” En ese espacio de gobierno se cuestionó la intervención de César Ricarte y Mauricio Alarcón, de Fundamedios, por denunciar el deterioro de la libertad de expresión y la falta de independencia de justicia ecuatoriana.

Además de esto, inmediatamente después de la Audiencia, funcionarios de gobierno se pronunciaron en contra de los peticionarios. Por ejemplo, el canciller Ricardo Patiño afirmó, refiriéndose a los peticionarios, que “solo buscan cuidar los intereses de las empresas”; y que estos no son más que “los representantes personales de los dueños de los medios de comunicación que se han dedicado a hacer una campaña permanente contra las acciones del Gobierno. ¿Por qué? Porque sienten afectado sus derechos y eso es lo más importante. Los derechos de los ciudadanos, de vivir bien, les importan un comino”, dijo durante una rueda de prensa.

En esa misma línea Fernando Alvarado, secretario nacional de comunicación aseguró que “el único objetivo que está de trasfondo de defensa en la CIDH no son los derechos de un periodista ni de un medio, son los intereses económicos” y que "si Fundamedios se pronunció en contra de eso, habrá que preguntarse si Fundamedios está con el pueblo ecuatoriano o con el dólar, con el capital". Este mismo funcionario descalificó a Fundamedios el 08 de noviembre de 2011. En entrevista para el portal de noticias ecuadorinmediato.com, insistió en vincular a Fundamedios con un tal Gustavo Lemos, quien en su versión, fue identificado como uno de los mayores torturadores en el mandato de León Febres Cordero. Al respecto dijo que: “Este grupo de personas fueron a hablar sobre derechos y libertades y se hacen acompañar de una persona que ha sido señalada y calificada como los más torturadores…”

En ese entonces, Fundamedios dejó en claro que no tenía relación alguna con ese personaje que apareció en las cadenas arriba mencionadas y se emplazó al Secretario de Comunicación a que presente alguna prueba de sus falsas imputaciones. Algo que nunca ocurrió.

A esto se sumaron las publicaciones y notas en los canales y periódicos en manos del Estado que unieron sus fuerzas para atacar a Fundamedios. El pasado 06 de noviembre, en los noticieros nocturnos de Ecuador TV y Gama TV, se emitieron notas descalificando la labor de la organización. En el primer caso, Ecuador TV reprodujo un artículo que publicó el periódico gubernamental El Telégrafo, firmado por el presentador del canal estatal Xavier Lasso bajo el título "Rechazo a Fundamedios", mientras que en el informativo de GamaTV se emitió una nota sobre el supuesto “doble discurso de Fundamedios”. Esta nota, además, fue reproducida en los principales periódicos nacionales, en espacios contratados por la propia Presidencia de la República.

Además, un artículo publicado por diario El Telégrafo, el pasado, 04 de noviembre bajo el título “Fundamedios se acoge al insulto” -como respuesta a una entrevista que César Ricaurte ofreció a Diario El Comercio- así como una nota de prensa en el portal del gobierno El Ciudadano -por la que se intentó vincular a Fundamedios con un asambleísta de oposición- formaron parte de campaña de descalificación emprendida por el gobierno en contra de la organización, para hacer creer a la opinión pública que la Fundación hace política. En otra cadena emitida el 16 de noviembre de 2011, y que se transmitió en los canales nacionales y en horario estelar, se acusó al director de Fundamedios, César Ricaurte, de “no acatar” los propios estatutos de la organización que preside, al supuestamente, “hacer política”.

Paralelamente, las redes sociales también se activaron en noviembre de ese año como parte del hostigamiento en contra de la Organización. En ese entonces, simpatizantes del presidente Rafael Correa e incluso en el Twitter oficial del movimiento oficialista, Alianza País, publicaron frases, epítetos e insultos como: “sinvergüenzas”; “basura es lo que son”; “lacras lastimeras”; “Fundamedios está diciendo la verdad de esa prensa corrupta”; “prostitutas travestis de la mafia gringa”; “sigan así, será más fácil acabar con pestes como ustedes”; “doble discurso”; “defensores de sus intereses”; “asalariados farsantes…” , por mencionar algunos.

La arremetida continuó en 2012

En 2012, el hostigamiento no cesó y, además de cadenas y descalificaciones verbales, Fundamedios fue víctima de la promoción de una campaña en su contra, a través de los medios estatales, e incluso, ministerios. El 10 de enero de ese año, el portal de noticias del gobierno El Ciudadano se hizo eco de una campaña para desprestigiar a Fundamedios, emprendida por grupos afines al Gobierno y promocionada a través de ministerios y otros organismos estatales que intentaba recolectar 10 mil adherentes para respaldar una carta dirigida a Catalina Botero, Relatora para la Libertad de Expresión de la OEA.

Dicha campaña fue promovida por la Secretaría Nacional de Comunicación; el Ministerio de Defensa Nacional y el Ministerio de Recursos Naturales No Renovables, los cuales, a través de las portadas de sus respectivas páginas web promovieron la iniciativa, con la publicación de un anuncio que re direccionaba al usuario a un enlace con la fotografía de César Ricaurte, Director Ejecutivo de Fundamedios, cubierta con la palabra NO en letras rojas y un formulario en blanco para llenar los datos personales y enviar dicha carta, como rechazo a la organización, aunque esta iniciativa no logró su cometido, pues de un objetivo de 15.000 firmas, apenas obtuvieran un poco más de 3.000. Sin embargo, cada firma generaba un mail dirigido a varias instancias internacionales como el CPJ y la CIDH.

En otra ocasión, y a propósito del Día Mundial De La Libertad de Prensa, la Secretaría Nacional de Comunicación (SECOM) ordenó la difusión de varias "cadenas nacionales" de radio y TV antes y después cada espacio informativo y de opinión para descalificar la labor de los medios de comunicación privados. Estas ocurrieron entre el 2 y 4 de mayo. En ese contexto, el jueves 03 de mayo, el periódico oficial El Ciudadano publicó un especial dedicado a "la libertad de prensa con responsabilidad", según se destacó en su portada. Sin embargo, dentro de sus páginas, se encontraron espacios dedicados a descalificar a los medios privados ecuatorianos y a Fundamedios, en donde se insistió en que la Organización y varios periodistas eran fuentes cercanas a la embajada de Estados Unidos.

Tras esto y luego de un pronunciamiento que hizo el Presidente de Estados Unidos por el Día Mundial de la Libertad de Prensa -en la cual expresó su respaldo a diversos activistas en el mundo, entre los cuales estaba César Ricaurte- la Cancillería emitió un comunicado en el cual se dijo que Fundamedios era parte de una "campaña de descrédito con el Estado y sus instituciones".

En otro ejemplo, el pasado 15 de octubre de 2012, una cadena de radio ordenada por la Secom interrumpió durante algo más de seis minutos y medio los espacios informativos de las emisoras con más audiencia para intentar desprestigiar la labor que cumple Fundamedios y afirmar que ciertos medios de comunicación incumplen con la ley laboral. Esta cadena -que fue dedicada exclusivamente a las estaciones Exa, Democracia, Radio Quito, Platinum, Visión, Sonorama y Radio Centro- fue muy similar a otra de televisión difundida el 10 de octubre, justamente 24 horas después de que Fundamedios asistió a la audiencia en la Primera Sala de lo Civil de la Corte Provincial de Pichincha, para apelar la política pública dictada por el Presidente de prohibir a sus ministros dar entrevistas en ciertos medios de comunicación privados.

En la cadena se sostuvo que Fundamedios tenía algún grado de responsabilidad en supuestos incumplimientos laborales de algunos medios de comunicación. Se dijo: "no todos los medios de comunicación estarían cumpliendo con la ley y eso lo saben organizaciones como Fundamedios, que se dicen para sí defensoras de los periodistas";(Fundamedios) debería preocuparse "primero, de que todo su gremio del que tanto habla que lo protege, estén al día en el pago de sus obligaciones, independientemente de que su empleador sea un medio de comunicación".

En 2013, la Secom quiso posicionar que Fundamedios recibía millones

Entre mayo y junio de ese año, diario El Telégrafo, agencia Andes publicaron notas referentes al presupuesto que destinaba la agencia de cooperación estadounidense USAID para proyectos de fortalecimiento de la democracia en Ecuador, en donde se mencionó que Fundamedios como una de las organizaciones que recibía “millones”, a través de una triangulación de fondos. Paralelamente, la Secom también replicó esa hipótesis, a través de una cadena y videos presentados en los enlaces sabatinos presidenciales, en donde, además, aparecía el rostro de César Ricaurte como grafismo fijo del segmento “La libertad de expresión ya es de todos”.

Un ejemplo de ello es una cadena de cinco minutos de duración que ordenó la Secom el pasado 10 de mayo de 2013 bajo el justificativo de ser una “réplica” a una entrevista que César Ricaurte dio a Ecuavisa. En ella se acusó a Fundamedios de financiarse “usando una triangulación con otra ONG” y se afirmó- basándose en una publicación del diario estatal El Telégrafo sobre el presupuesto de la USAID para todos los proyectos en Ecuador- que 4 millones 300 mil dólares de esta entidad se habían usado para proyectos con Fundamedios y que la Organización se financiaba con esta triangulación de fondos, a través de otra ONG, que servía de intermediaria.

Esta acusación fue repetida por el Presidente Correa en su sabatina No 277, en donde dijo que la estrategia de los imperios de la extrema derecha de EEUU, para desestabilizar a los gobiernos progresistas es “el apoyo multimillonario financiero que está dando USAID, la agencia de cooperación de EEUU vinculada con la CIA a todos los grupos opositores de los países del Alba, disfrazados de ONGS empezando por la celebrerrima Fundamedios”. Esta afirmación estuvo acompañada de un video, también preparado por la Secom, en donde se dijo que Fundamedios recibía aportes del extranjero para hacer política de oposición al gobierno.

Al respecto, Fundamedios aclaró en su momento que participó de un solo proyecto con USAID y en 26 meses ejecutó actividades por US$264.735,37 dólares, por lo cual pidió pruebas de dichas aseveraciones gubernamentales, pero la respuesta fue una “cadena” nacional.

En esa misma línea el 20 de diciembre de 2013, la Secom ordenó otra cadena para descalificar a Fundamedios y a su director de proyectos, Mauricio Alarcón para rebatir los comentarios y opiniones vertidos por Alarcón, en una entrevista que ofreció en Ecuavisa el pasado miércoles 18 de diciembre, y adicionalmente, insistir, una vez más, en que Fundamedios “es una organización que recibe dinero estadounidense. Trescientos mil dólares de la USAID en el año 2012”.

A las cadenas, notas en medios del Estado y descalificaciones verbales en enlaces sabatinos se suman los ataques de funcionarios del gobierno y de simpatizantes a través de redes sociales que, como ya mencionamos arriba, se han convertido en práctica habitual y se multiplican cada vez que la Secom o el Presidente mencionan a Fundamedios en sus espacios. Por ello tampoco es raro que incluso el mismo titular de la Secretaría de comunicación, Fernando Alvarado, se haya referido a la Organización o a su director, con calificativos como “becario de Reagan”, según reza uno de sus más recientes tuits.

Ver en línea : El caso Fundamedios o la construcción de un enemigo público

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |