El desarrollo infantil en el contexto Latinoamericano

Jueves 7 de noviembre de 2013

Autora: Anna Lucía D’Emilio*

Editorial y canal: Sistema de Información de Tendencias Educativas en América Latina (SITEAL)

Tipo de documento: Entrevista

Idioma: Español

Tema: Derechos humanos

Palabras clave: Derechos del niño, derechos de las mujeres, desarrollo infantil, desigualdades sociales, educación, homofobia, primera infancia y violencia contra los niños/as.

Países y Regiones: América Latina y el Caribe

Para comenzar nos interesa conocer el debate actual en torno a la primera infancia en la región ¿cuáles son sus puntos sobresalientes?

Actualmente hay un entendimiento común en la región en torno a la importancia de los primeros años de vida para el desarrollo del niño y de la niña. Los países han avanzado en la formulación de marcos normativos que dan lugar a políticas y planes integrales a favor de la primera infancia [2]. Esto configura un cambio conceptual respecto de un tiempo en el que prevalecían las intervenciones de tipo sectorial.

También se ha logrado un aumento en la inversión para este grupo poblacional, aunque esto sea difícil de cuantificar por el modo en que se registra esta información en los países de la región.

Frente a las desigualdades sociales de origen, es necesario redoblar el compromiso para igualar las oportunidades de todos los niños desde el comienzo. La educación y la atención integral de la primera infancia no es sólo una instancia de preparación para la escuela primaria.

Recientemente se ha incluido en la agenda pública la prevención de la violencia contra la niñez, particularmente en la calle, en las instituciones y en la escuela [3].

¿Existen posiciones divergentes en el debate en torno a la primera infancia?

Actualmente ningún país pondría en duda la centralidad de la primera infancia, pero son pocos los países que despliegan políticas a gran escala. En relación con la violencia contra los niños y niñas, se han revisado los marcos jurídicos para la prevención de la violencia en la escuela, pero aún hoy, hay países en donde el castigo corporal está incorporado en el marco legal [4].

Si bien hay consenso en torno a la relevancia de la primera infancia, hay divergencias en la aplicación de los principios que establece la Convención Internacional de los Derechos del Niño, lo cual lleva a preguntarnos si el desarrollo de la primera infancia importa porque se lo considera un fin en sí mismo o por el contrario, porque es útil para algo más.

¿Cuál es la posición de UNICEF frente a este interrogante?

Nuestro discurso y nuestras acciones se basan en los principios establecidos en la Convención Internacional de los Derechos del Niño. Es indudable que la protección de la primera infancia repercute en otras dimensiones de la vida, en el futuro de los niños y en el desarrollo de los países. Los enfoques economicistas han tomado mucha fuerza desde que Heckman, premio nobel de economía en el año 2000, indicó que no hay ninguna otra inversión que tenga más alta tasa de retorno [5]. De todas formas, los enfoques economicistas son muy importantes pero presentan serias limitaciones para percibir situaciones específicas de vulneración de derechos y por ello, no pueden regir las políticas orientadas a la primera infancia [6] con enfoque de equidad.

Debemos apuntar a fortalecer una cultura de derechos que reconozca la importancia del desarrollo infantil temprano como una realización de los derechos del niño. Del niño de hoy, más allá de sus potencialidades para el futuro. Para UNICEF priman los derechos de los niños y los derechos de las mujeres. Este es un tema del que se habla poco. La atención a la primera infancia no es sólo un derecho del niño y de la niña, es también un derecho de las mujeres.

Los servicios públicos para la primera infancia dan la posibilidad a las mujeres y a las madres de no renunciar a sus trabajos y expectativas, dejando espacio para su desarrollo personal.

Es importante pensar los derechos del niño también desde la óptica de los derechos de las mujeres y de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer [7].

Es preciso trabajar con más fuerza para revertir la distribución de roles tradicionales basados en el género que exacerban la desigualdad, la discriminación y la homofobia [8].

El tema de la familia tampoco puede ser descuidado. Tenemos que acostumbrarnos a que hay diferentes formas de familia, incluyendo las monoparentales. En América Latina hay muchos hogares donde no hay padres y ese aspecto tiene que ser incluido en el debate sobre la atención a la primera infancia [9]. No podemos desplegar un discurso único, asumiendo que el niño tiene un papá, una mamá y que esa es su familia.

Otro asunto relevante que no está siendo debidamente considerado tiene que ver con el involucramiento de los hombres en el cuidado y el desarrollo de los niños y en la prevención de la violencia. Cuando está el padre, hay que involucrarlo. Los programas de desarrollo infantil no pueden dirigirse sólo a las madres.

También hace falta un abordaje más integral de los múltiples factores de exclusión. Por lo general, los programas dirigidos a la primera infancia, consideran las dimensiones de la exclusión separadamente. Está presente el asunto de las discapacidades, el asunto de la discriminación hacia los pueblos indígenas, pero no se ve cómo todas esas dimensiones interactúan, creando una situación bastante más compleja de la que tenemos si analizamos sólo una a la vez.

Otro aspecto que hay que tomar más en cuenta tiene que ver con el involucramiento de las familias y de la comunidad, que muchas veces está presente en el diseño de una política, pero no se lleva a la práctica en su implementación.

Por otro lado, tenemos que empezar a poner en la agenda el rol de los medios de comunicación en lo que refiere a la primera infancia: ¿Qué es lo que transmiten? ¿Qué modelos promueven? ¿Cómo ayudan o no al desarrollo de la primera infancia?

Finalmente, al pensar en los programas dirigidos a los niños, un vacío que tenemos en la región es la inclusión de todo lo vinculado al desarrollo sostenible.

Es sumamente importante que la conciencia ambiental se vaya madurando desde la primera infancia.

La Convención Internacional sobre los Derechos del Niño promueve la adopción del enfoque de protección integral de derechos para el proceso de diseño e implementación de políticas. ¿En qué medida considera que los países han avanzado en la incorporación de este enfoque? ¿Cómo trazaría el mapa de la región?

Varios países han adoptado una visión integral del desarrollo. Hay que tener en cuenta que no es fácil el trabajo intersectorial, cualquiera que trabaje con instituciones del estado sabe las dificultades que hay. A veces no es falta de voluntad política, es simplemente que no se encuentran los mecanismos de articulación y a eso se añaden visiones demasiado sectorializadas.

La intersectorialidad es, sin dudas, una de las tareas pendientes. Los obstáculos para implementar un sistema integral de protección de derechos están dentro del mismo funcionamiento del Estado. Al momento de pensar políticas, persiste la tendencia a enfocar en áreas del Estado más que en las necesidades y derechos de las personas.

Muchas de las dificultades para implementar políticas intersectoriales se relacionan con la imposibilidad de establecer vasos comunicantes entre áreas del Estado que permitan la planificación conjunta de acciones. Es necesario lograr que las instancias de coordinación supra ministeriales cuenten con un fuerte apoyo político.

Algunos países, por ejemplo Chile, han desarrollado una instancia de coordinación intersectorial para la primera infancia. En Brasil se ha venido trabajando a nivel municipal. Es destacable la movilización de las comunidades y de las autoridades municipales en lo que es la atención de la primera infancia.

El Salvador y algunos estados de México también han avanzado en la incorporación del enfoque promovido por la Convención. Colombia es otro gran ejemplo porque ya lleva varias décadas trabajando en el desarrollo integral de la primera infancia.

Otro país que ha marcado un hito es Perú, con todo el trabajo que se ha hecho en las áreas rurales e involucrando a las comunidades indígenas. Nicaragua también viene haciendo esfuerzos notables mediante el programa “Amor” [23].

Las políticas orientadas al desarrollo integral de la primera infancia forma parte de la agenda de gobierno en la mayoría de los países. El punto en donde hay diferencias es en su nivel de realización.

Frente al desafío de implementar un sistema integral de protección de derechos, hay países donde el punto de entrada es la educación y otros donde el punto de entrada es la salud [24].

* Socióloga y antropóloga, egresada de la Universidad de Urbino en Italia. Ver artículo completo:

Ver entrevista completa:

PDF - 330.1 KB

Ver en línea : El desarrollo infantil en el contexto Latinoamericano

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |