En el Día Mundial de los Pueblos Indígenas: Estamos vigentes, ya no somos invisibles

Viernes 9 de agosto de 2013

Todas las versiones de este artículo: [Español] [Português]

Autoría: Consejo Directivo del Consejo Indígena Andino del Perú y la Confederación Nacional de Comunidades del Perú Afectadas por la Minería (CONACAMI)

Editorial y Canal: Notindigenas

Tipo de documento: Artículo

Idioma: Español

Tema: Pueblos Indígenas

Palabras clave: Cambio climático, campesinos/as, criminalización, megaproyectos, mujeres indígenas, pueblos indígenas, reforma agraria y resistencia.

Países y Regiones: Perú

El 9 de agosto se celebra, una vez más, el Día Mundial de los Pueblos Indígenas. A los pueblos indígenas andinos del Perú, nos saludarán, queriendo limitarnos una vez más al folclor. Pero ya no somos folklor, estamos vigentes como pensamiento y sabiduría ancestral. Ya no somos invisibles, ya ningún cambio político trascendental puede hacerse sin escucharnos. Ni con saludos, ni con la creación de un Viceministerio de interculturalidad se resolverán los graves problemas que nos aquejan por las políticas de los gobiernos.

A pesar de sus esfuerzos en ignorarnos. La Ley de Consulta y su Reglamento fueron conquistadas con sangre y dolor. Y ahora quieren reducir este derecho fundamental a un procedimiento administrativo. Pretenden desconocer nuestra existencia, dicen que en los Andes no hay pueblos indígenas, que todos somos campesinos. Solo quieren aplicar la consulta en aquellos lugares donde la defensa territorial es escasa. Donde hay posibilidades de resistencia, niegan la existencia de pueblos indígenas para evitar la consulta. Olvidan que las normas internacionales señalan claramente que tenemos este derecho sin importar cuál sea nuestro nombre legal.

Fue en la época de la Reforma Agraria de fines de los sesenta que cambiaron nuestros nombres a comunidades campesinas, nos campesinizaron desde el Estado. Pero conservamos todas nuestras formas colectivas de propiedad, trabajo comunal, justicia, conocimiento, espiritualidad, sistemas de gobierno, de autoridades, idioma propio, nuestra cultura está viva. Está vigente todo aquello que nos identifica como indígenas.

La Reforma Agraria nos devolvió las tierras que habían sido arrebatadas con violencia, con masacres de comunidades enteras por los terratenientes, dando origen a grandes haciendas que explotaban a los auténticos dueños de esos territorios. Ahora el Tribunal Constitucional se pronuncia y ordena pagar los bonos de la Reforma Agraria. ¿Por qué pagar a los saqueadores y usurpadores? Es más: los bonos ni siquiera esos hacendados los tienen, están en manos de especuladores financieros. Y peor aun: al Tribunal Constitucional no le compete ordenar pago de deudas, su función es analizarlas leyes y determinar si se ajustan a lo que ordena la Constitución.

Mientras los servicios básicos que debe ofrecer el Estado colapsan y sus trabajadores exigen sus derechos, no se debe pagar a saqueadores y especuladores. Y el Congreso de la República hace un silencio cómplice.

Mientras se discute cómo pagar a saqueadores y especuladores, a los pueblos indígenas que demandamos el ejercicio de nuestros derechos, defendiendo nuestros territorios, defendiendo la vida, los bienes de la Madre Tierra amenazados por los proyectos de actividades mineras y megaproyectos de infraestructura, se nos criminaliza. Hay más de un millar de autoridades, líderes y dirigentes perseguidos y judicializados. El gobierno de la gran trasformación actúa cada vez más a favor del neoliberalismo. Se criminaliza en nombre de las inversiones y de un crecimiento económico a favor de los grupos de poder económico.

Insisten en invisibilizarnos. El mensaje presidencial de 28 de julio no nos dedicó una sola línea. No dijo nada acerca de los impactos ambientales y del cambio climático que cada vez más se sienten en los Andes. De nuestros saberes y prácticas de diálogo y armonía con la naturaleza que han permitido y permiten enfrentar las adversidades del clima. Las más ignoradas son las mujeres indígenas, guardianas de la biodiversidad.

El relator Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas de la ONU, Dr. James Anaya, en su informe sobre industrias extractivas, en el que predomina el enfoque de derechos, ha incluido el derecho a la protesta. Además destaca que aquellos proyectos en los que la vigilancia ambiental la realizan los pueblos indígenas, es mucho más eficiente que la realizada por las empresas o el propio Estado. Saludamos este informe. Ojalá todos los relatores y organismos de la ONU sigan este ejemplo.

El Consejo Indígena Andino del Perú y la Confederación Nacional de Comunidades del Perú Afectadas por la Minería (CONACAMI Perú) saludamos a nuestras bases en el Perú y a todos los pueblos indígenas y sus organizaciones de la Región Andina, El Abya-Yala y el mundo. Los llamamos a continuar articulándonos y fortaleciendo nuestras organizaciones. A seguir demostrando que continuamos vigentes como pueblos, como culturas vivas y tenemos mucho que ofrecer a la humanidad.

KAUSACHUN, PUEBLOS INDIGENAS

JALLALLA PUEBLOS INDÍGENAS

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |