La constitucionalidad de la ley de medios: Un nuevo horizonte se asoma

Martes 5 de noviembre de 2013

Autor: Comisión Directiva de ETIS

Editorial y canal: Mesa de Articualación de Asociaciones Nacionales y Redes de ONG de América Latina y El Caribe

Tipo de documento: Artículo

Idioma: Español

Tema: Información

Palabras clave: Democracia, medidas cautelares, medios comunitarios, organizaciones sociales y radios comunitarias.

Países y Regiones: Argentina

Celebramos que la Corte Suprema finalmente haya declarado constitucional la integralidad de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, en fecha coincidente con el aniversario número cuatro de su promulgación por el Congreso Nacional (y tres de su reglamentación) y el número 30 de democracia ininterrumpida en Argentina.

Esta Ley es producto, sin dudas, de la tensa coyuntura política actual, por un lado. Pero por otro, de un largo proceso de militancia de un conjunto de organizaciones sociales, radios comunitarias, académicos y militantes sociales (la “Coalición por una Radiodifusión Democrática”), que como expresión de la sociedad civil pudo constituirse como actor social y político fundamental para que hoy la Ley sea una realidad. A la sociedad civil organizada en pos del bien común, va también nuestro reconocimiento.

El palo en la rueda que imposibilitaba la aplicación plena de la Ley fue la serie de medidas cautelares impuestas por el multimedio Grupo Clarín que alegó que los artículos 41, 45, 48 y 161 atentaban contra la libertad de expresión. Esos puntos son, precisamente, los que ponen un límite a la concentración de la propiedad de los medios de comunicación social.

Desde los días de las cautelares y los frenos legales, la nueva ley que ya estaba instalada en las agendas pública y mediática, fue abordada, debatida, discutida, analizada y deliberada desde todos los frentes posibles. Si bien las medidas cautelares se realizaron sobre solo cuatro artículos, lo cierto en que se hizo muy dificultoso la aplicación del resto de la norma durante estos tres años y en la práctica pareció estar congelada hasta tanto no se tuviera nuevo aviso. Y el aviso llegó. Con las firmas de los ministros Ricardo Lorenzetti, Eugenio Zaffaroni, Elena Highton de Nolasco, Enrique Petracchi, Carlos Maqueda y Carmen Argibay, la Corte Suprema de Justicia afirma que “no se encuentra afectado el derecho a la libertad de expresión del Grupo Clarín” y que “no ha sido acreditado que el régimen de licencias que establece la ley ponga en riesgo su sustentabilidad económica”. Carlos Maqueda y Carmen Argibay expresaron disidencias en dos de los artículos en disputa, referidos a la manera y plazos de desinversión (artículo 161) y a los procesos de integración entre los medios audiovisuales previsto (art. 48). Carlos Fayt es el único ministro que votó en contra de la constitucionalidad de los artículos.

Ahora bien, si bien reconocemos que esta es una de las leyes más importantes de la democracia, entendemos que no es democratizadora de por sí. Esta nueva Ley implica, por un lado, un cambio en la forma de concebir y valorar el espectro radioeléctrico: como un bien público finito. También la nueva ley abre la posibilidad de participar a otros actores y minorías, poniendo un límite a las grandes concentraciones de los cuatro multimedios más poderosos de la actualidad. Pero por otro lado, lo que –a nuestro entender- es la cuestión central que atañe a las organizaciones sociales y a las entidades sin fines de lucro de ahora en más, es el conjunto de artículos que legislan sobre el acceso a las frecuencias.

Nada asegura en la regulación de la ley, que se les asignará un espacio digno a los medios comunitarios, ya que sabemos que en el amplio espectro de las instituciones sin fines de lucro (con derecho a un 33% del espectro) abarca a los medios populares y alternativos como otras instituciones que si bien no tienen fin de lucro, obtienen financiamiento del sector empresarial de capital concentrado nacional y extranjero. De no existir una previsión estratégica y una política pública de apoyo sostenido al funcionamiento y producción de los medios comunitarios (al menos hasta que alcancen su propia sostenibilidad), la balanza puede seguir estando inclinada hacia los poderosos de siempre.

Hoy se asoma un nuevo horizonte de oportunidades democratizadoras y liberalizadoras, pero que hay que seguir batallándolo y produciendo conquistas colectivas y concretas. El panorama que se abre conlleva el desafío de hacernos (las organizaciones sociales) más visibles y proponernos como alternativa de comunicación, seria y de calidad, que sea reflejo del pensar, sentir y soñar de las comunidades y sectores que hoy no siempre se encuentran adecuadamente representados en los medios.

Ver en línea : La constitucionalidad de la ley de medios: Un nuevo horizonte se asoma

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |