México. La Parota: Vuelve la amenaza

Lunes 9 de diciembre de 2013

Autor: Desinformémonos

Editorial y canal: Habitat International Coalition América Latina (HIC-AL)

Tipo de documento: Noticias

Idioma: Español

Tema: Hábitat

Palabras clave: Asesinatos de luchadores sociales, hidroeléctrica, líderes comunitarios, represa y reubicación.

Países y Regiones: México

Aprovechando la tragedia ocasionada por las lluvias, denuncian pobladores de Cacahuatepec, el gobierno intenta relanzar el proyecto de la presa y detener a los líderes comunitarios que se oponen. Los gobiernos federal y estatal reviven el proyecto de la presa La Parota, rechazado por los pobladores por más de una década.

Una nueva estrategia, una comunidad amenazada por la posible reubicación y un ambiente teñido de los recientes asesinatos de luchadores sociales se unen a esta nueva embestida contra los integrantes del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa la Parota (CECOP). Los Bienes Comunales de Cacahuatepec están con formados por 47 pueblos. Su cabecera comunal es Cacahuatepec, que junto con los pueblos vecinos de Las Parotas, Rancho las Marías, Los Hilamos, Parotillas, Carrizo, La Concepción, Agua Caliente y Salsipuedes, fueron de los más golpeados por las lluvias que provocaron los fenómenos meteorológicos Ingrid y Manuel, y por las políticas de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), Protección Civil Federal y Estatal y por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), quienes supieron, desde el 12 de septiembre –tres días antes del desbordamiento de la presa la Venta- que el embalse estaba a su máxima capacidad. Aun con las fuertes lluvias, no desazolvaron la presa.

El 15 de septiembre, las fuertes lluvias provocaron el desbordamiento de la Venta, y con ello se originó una catástrofe en los Bienes Comunales de Cacahuatepec. La cabecera comunal es ahora amenazada con su posible reubicación, sin embargo los pobladores y lanzaron una consigna: “Reconstrucción sí, reubicación no”. Un campesino entrevistado manifestó que no dejarán su pueblo porque “no queremos dejar nuestro pasado. Aquí nacimos, aquí crecimos y aquí vamos a morir”. El hombre señaló que no dejarán su forma de vida, pues aunque algunos perdieron su pedazo de terreno cerca del río, “aquí están enterrados mis padres y aquí quiero que crezcan mis hijos”. Agregó que les será difícil adaptarse a otro lugar que no conocen. “El gobierno sólo nos vino a decir que nos va a reubicar, pero no sabemos ni en dónde. Al principio nos dijeron que sería cerca de la comunidad de el Cantón, hoy dicen que hasta el municipio de San Marcos. Mi mamá y las personas de edad no se van a querer mover de aquí”.

Los habitantes señalan que la reubicación es una estrategia para reintroducir el proyecto de presa La Parota, “aprovechándose de la tragedia en la que esta Cacahuatepec. Están metiendo maquinaria para encajonar nuestro río, y con eso nos empezarán a atacar porque al encajonarlo, nuestros terrenos perderán la humedad”, acusa el hombre. El entrevistado señala que después de la inundación, llegó el gobernador del estado, Ángel Aguirre, y les dijo que en menos de una semana llegaría la ayuda, pero “pasaron ya dos meses de la tragedia que sufrimos y hasta la fecha no nos nada del gobierno”.

Los habitantes de Cacahuatepec no saben nada sobre el anunció del presidente Enrique Peña Nieto de que impulsará la construcción de una hidroeléctrica en el río Papagayo, “pero con esto de que se desbordó la presa Le Venta, que es chica, no permitiremos ninguna otra. Si esto nos causó esta presa que mide 50 metros, y que quieren construir es de más de 180, ¿a dónde vamos a ir a parar si se desborda?”, cuestiona el campesino, que agrega que se sumaron más pobladores a la oposición a La Parota.

Con una mirada triste, el campesino muestra su casa, que quedó reducida a escombros. “Tengo más de 50 años viviendo en este pueblo, y nunca había visto una inundación como ésta. Mis padres me comentaron que por el año 1967 fue la primera creciente, pero no así de feo”, señala el habitante, quien recuerda que recién entraba en operación La Venta y “no estaba tan llena”. El campesino asegura que la inundación fue culpa de las autoridades, que descuidaron el nivel de la presa y no abrieron las compuertas a tiempo.

Plan “Nuevo Guerrero”

El pasado 7 de noviembre, el presidente Enrique Peña Nieto anunció la estrategia integral denominada Plan Nuevo Guerrero, que tendrá una inversión de 30 millones de pesos en tres ejes para el ejercicio fiscal del año 2014. Peña Nieto señaló que se construirá una hidroeléctrica en el río Papagayo, en clara alusión a la presa La Parota. La mencionó como una obra más en el eje de infraestructura. En más de una década no se conoce ningún otro proyecto hidroeléctrico en este río.

La construcción de La Parota fue rechazada durante tres administraciones estatales, las de René Juárez, Zeferino Torreblanca y Ángel Aguirre, y por las administraciones federales de Vicente Fox y Felipe Calderón. La represión, para facilitar la presa En los últimos meses, Guerrero fue escenario de los asesinatos de Rocío Mesino dirigente de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS), el dirigente Raymundo Velázquez, el líder de la Unidad Popular de Iguala, Arturo Hernández Cardona, y el del dirigente de la Organización Popular de Productores de la Costa Grande (OPPCG), Luis Olivares Enrique.

Los cuatros dirigentes fueron asesinados a la vista de todos, y también impulsaron alianzas con organizaciones sociales, como el Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa la Parota (CECOP), y con los normalista de Ayotzinapa. Tan solo en lo que va de la administración de Aguirre, siete dirigentes de organizaciones sociales y seis militantes han sido asesinados, dos ecologistas están desaparecidos, 40 policías comunitarios han sido detenidos y tres de sus dirigentes -Nestora Salgado, Bernardino García y Gonzalo Molina- continúan presos.

El domingo 10 de noviembre, dirigentes del CECOP denunciaron una posible detención de sus dirigentes. Los pobladores denunciaron, durante su asamblea dominical, que policías ministeriales instalaron tres retenes en puntos clave, “con el único motivo de detener a los dirigentes”, y que rondan por diversas comunidades. Los pobladores, a pesar del desgaste ocasionado por las lluvias, afirman que están dispuestos a defender sus tierras, su cultura, su identidad, y sobre todo su río. “Ríos libres, pueblos vivos”, gritaron en la asamblea.

Ver en línea : México. La Parota: Vuelve la amenaza

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |