Panel por el Derecho a la Educación en la Consulta de la Agenda Post-2015 en Guadalajara (México)

Lunes 22 de abril de 2013

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

Firmantes: Representantes en el Panel por el Derecho a la Educación

Editorial y Canal: Consejo de Educación Popular de América Latina y El Caribe (CEAAL)

Tipo de documento: Comunicados y declaraciones / Ponencia

Idioma: español

Tema: Educación

Palabras clave: Afrodescendientes, Derechos humanos, Derecho a la educación, Desarrollo social, Educación, Educación popular, Estado, Infancia, Juventud, Mujeres, Pobreza, Pueblos indígenas

Países y Regiones: América Latina y el Caribe

Descripción: Conclusiones del Panel y Ponencia de Alicia Bárcenas

Ver documentos en PDF

A continuación presentamos la ponencia final del Panel por el Derecho a la Educación que se realizo en la importante reunión de consulta en Guadalajara (México), con más de 400 personas de 20 países representados. También se puede consultar la ponencia realizada por la Maestra Alicia Bárcenas.

Recomendaciones por el Derecho a la Educación

Partimos del principio que la educación es un derecho, el Estado su garante y que el derecho a la educación es clave para el acceso a otros derechos.

La educación es un proceso que se da a lo largo de la vida y que implica la formación de la persona como sujeto social, capaz de defender sus derechos y los de los demás, comprometido en el respeto y la transformación de su entorno y en el logro de una vida digna para todos y todas. Por lo tanto, no puede ser vista, sólo desde la mirada estrecha del aprendizaje de contenidos mínimos instrumentales orientados a la productividad. Recuperemos el aprender a ser, aprender a hacer, aprender a convivir y aprender a aprender.

La educación debe ser considerada en su sentido amplio y no sólo como la escolarización. La educación como un proceso a lo largo de la vida, comprometida con los cambios sociales, económicos y culturales.

Cuando hablamos de educación nos referimos al sistema formal, no formal y al informal, a la educación de los niños y niñas, de las y los jóvenes, adultos y adultos mayores. Los objetivos de milenio en educación son muy limitados e insuficientes para la construcción de la sociedad que queremos.

Es nuestro compromiso promover que la educación contribuya a la igualdad, la inclusión y la equidad, dando prioridad a todos aquellos que han sido excluidos y que viven en condiciones de desventaja (mujeres, pobres, indígenas, afrodescendientes, migrantes, enfermos, personas con discapacidad). Esto implica un cambio estructural y otro enfoque de desarrollo económico y social.

La educación debe contribuir a la formación ciudadana. Debe promover el desarrollo de las capacidades sociales, la participación, la inclusión social, la equidad de género, la interculturalidad, el cuidado y la relación armónica con la naturaleza, la justicia y la resolución no violenta de los conflictos.

Recomendaciones

Reconocer el derecho a la educación como objetivo y como eje transversal para el logro de todos los objetivos del desarrollo sustentable y del milenio. La educación debe ser integral y vinculada al cumplimiento de los otros derechos humanos, los sociales, culturales, económicos y políticos. Con un enfoque integral que considere la formación en derechos, el enfoque de género, juventud propositiva, la educación en salud, sexual, cívica, ambiental, laboral, cultural y recreativa.

Las políticas educativas deben estar orientadas a la equidad y la inclusión. La educación pública, gratuita y basada en los conocimientos científicos, sociales y culturales.

Nunca más una educación pobre para los pobres.

Promover la participación social en la educación, involucrando a todos los actores, en los diferentes niveles. Incorporar a las OCS en el diseño, ejecución y evaluación de las políticas y programas educativos con financiamiento.

Armonizar los marcos legales a nivel municipal, estatal y federal acordes con el marco de derechos.

Las metas deben considerar los procesos de aprendizaje y de transformación social y no sòlo resultados.

No es suficiente el acceso y la medición de la cobertura, la educación debe ser de calidad, pertinente y acorde a la realidad social y cultural de las comunidades y pueblos, que contribuya a la solución de las necesidades locales en el contexto globalizado.

Es importante recuperar el aporte y experiencias de la educación popular en nuestra región. Es necesario valorar la contribución de los saberes ancestrales, particularmente el aporte y experiencias de la educación popular en América Latina y el Caribe, asì como la contribución de las redes.

Demandar el aumento sustantivo del presupuesto a la educación, suficiente, con manejo eficiente y rendición de cuentas. Considere las distintas modalidades educativas: formal, no formal e informal.

Enfatizar a los gobiernos de la importancia de la educación con promoción de la empatìa, como el principal factor de prevención de la violencia.

Analizar y redistribuir la asignación presupuestal con enfoque de equidad, en educación formal y no formal, para pagos de personal, manejo administrativo, infraestructura, programas de comunicación, tics, apoyo a OCS. Es necesario interpelar a los medios de comunicación para que cumplan positivamente su rol educativo.

Esta es la educación que necesitamos para la sociedad que queremos

Ver en línea : Memorias de todo el evento

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |