Paraguay: Campaña Ñamosêke Monsanto adhiere a la huelga general

Miércoles 26 de febrero de 2014

Autoría: Campaña Ñamosêke Monsanto

Editorial y canal: Vía Campesina

Tipo de documento: Noticia

Idioma: Español

Tema: Soberanía alimentaria

Palabras clave: Agrotóxicos, concentración de la tierra, monocultivos y transgénicos.

Países y regiones: Paraguay

La campaña Ñamosêke Monsanto, que reúne a más de 30 organizaciones sociales del campo y la ciudad, se adhiere a través de este comunicado a la huelga general y paro nacional de marzo. Además insta a todos los sectores democráticos de la sociedad paraguaya a plegarse a las acciones de protesta:

Porque en Paraguay hay a la fecha 3,5 millones de hectáreas cultivadas (excluyendo pasturas), pero destinamos 3,2 millones para la siembra de transgénicos en la modalidad de monocultivos de renta; mientras tanto, cada año se duplica el volumen de alimentos vegetales importados, porque casi ya no producimos alimentos. (1)

Porque para sembrar esos transgénicos se vierten cada año en el país 33 millones de litros de venenos peligrosos, a razón de más de 5 litros por habitante.

Porque todas y todos nos damos cuenta de que los empresarios de la soja no respetan barreras vivas, franjas de seguridad, registros, ninguna norma orientada a proteger mínimamente la salud de los vecinos de los sojales. Y los funcionarios se ríen en la cara de la gente cuando dicen “presenten pruebas y vamos a escucharles”, cuando que justamente para eso les pagamos el sueldo: para que ellos controlen y busquen las pruebas.

Porque las empresas sojeras contribuyen con apenas el 2% de la carga tributaria, quedándose con más del 30% del total de la riqueza generada en el país. Porque no pagan impuesto a la exportación de granos sin industrializar pagan un vergonzoso impuesto inmobiliario y evaden la mayor parte del bajo impuesto a la renta.

Porque unos 3.000 empresarios de la soja recibieron en los últimos 5 años cerca de 100 millones de dólares en concepto de gasoil subsidiado, mientras que 1,2 millones de paraguayas y paraguayos no acceden a satisfacer sus necesidades básicas.

Porque no generan fuentes de trabajo. Ocupan en promedio un empleado cada 480 has. Y las y los campesinas/os y los pueblos indígenas se ven obligados a migrar a las ciudades donde tampoco hay trabajo, y así crecen los cinturones de miseria y marginalidad.

Porque las compañías transnacionales, especialmente Monsanto, Cargill y Bunge, gobiernan tras bambalinas y los funcionarios nacionales hacen lo que ellas dicen, incluso golpes de Estado.

Porque hay que ser muy bruto, a esta altura del partido, para seguir diciendo que los transgénicos y los agrotóxicos no enferman a la gente, y los estudios que advierten sus peligros son boicoteados por estas compañías y por funcionarios como Jorge Gattini, Ministro de Agricultura y Ganadería, o Antonio Barrios, Ministro de Salud Pública y Bienestar Social, que sin ninguna vergüenza se atreven a decir que, aunque son venenos, no hacen daño.

Porque es claro que siguen avanzando en la concentración de la tierra, haciendo del Paraguay el país más desigual del mundo. El 83,5% de las fincas agrícolas tienen menos de 20 has. Y ocupan entre todas el 4,1% de la tierra destinada a ese fin; en contrapartida, el 6,1% de las fincas agrícolas –con más de 100 hectáreas– ocupan el 92,6% de la tierra de cultivo; el 45% de las comunidades indígenas no cuentan con tierra propia o titulada. Pero parece que no les importa ser un ejemplo de injusticia e insostenibilidad.

Porque la modificación de la ley de defensa es la herramienta que pensaron y usan para intentar frenar la resistencia y la lucha del pueblo en contra de estas traiciones a la patria que implementó el gobierno de Federico Franco y que profundiza el gobierno de Horacio Cartes. Porque se permiten seguir haciendo “cualquier cosa” con la causa de Curuguaty, y condenan a personas inocentes e indefensas mientras que los verdaderos criminales de este caso están libres y satisfechos.

Porque la Ley de Alianza Público Privada APP es una afrenta a principios básicos de soberanía y equidad, y no estamos dispuestos a permitir que sigan dejándonos sin patria.

Por todo esto, la Campaña Ñamosêke Monsanto, que aglutina a las organizaciones abajo firmantes, manifiesta su determinación de acompañar la Huelga General, el Paro y todas las acciones de movilización que el pueblo valiente emprenda a fines del próximo marzo.

¡ÑAMOSÊKE Ley de Alianza Público Privada – APP!

¡ÑAMOSÊKE POLÍTICAS ENTREGUISTAS Y HAMBREADORAS!

¡ÑAMOSÊKE SOJEROS Y AGROTÓXICOS!

¡ÑAMOSÊKE JUECES Y FISCALES CORRUPTOS!

¡ÑAMOSÊKE NEOESTRONISMO!

ÑAMOSÊKE MONSANTO!

Notas:

(1) Según SENAVE, entre 2008 y 2010 aumentó la importación de Cereales: 35 %; Frutas: 220 %; Hortalizas: 315 %; Legumbres: 320 %. En el Mercado de Abasto Asunción, el 49% de tomate, 70% de cebolla y 98% de papa son extranjeros.

Ver en línea : Paraguay: Campaña Ñamosêke Monsanto adhiere a la huelga general

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |