Situación de los derechos humanos: Guatemala

Jueves 31 de octubre de 2013

Autor: Unidad de Protección a Defensoras y Defensores de Derechos Humanos - Guatemala (UDEFEGUA)

Editorial y canal: UDEFEGUA

Tipo de documento: Noticia

Idioma: Español

Tema: Derechos humanos

Palabras clave: Crimen organizado, defensores/as de derechos humanos, derecho a la vida, desarrollo sostenible, libertad de expresión, megaproyectos, narcotráfico, tráfico y trata de personas.

Países y Regiones: Guatemala

Los meses de julio a septiembre de 2013 han sido complejos para las y los defensores de derechos humanos en tanto el contexto de conflictividad del país continúa en aumento ante la imposición de mega proyectos en la alianza tácita entre los encargados de turno del gobierno y las empresas que impulsan estos negocios que distan de los intereses locales de desarrollo sostenible. En este último período hemos visto como la criminalización continúa siendo la estrategia privilegiada para frenar las posiciones de comunitarios que disienten con las concesiones aprobadas para la sustracción de las riquezas naturales de sus territorios. Durante el año hemos registrado 60 denuncias judiciales que han sido montadas de manera espuria en contra de defensoras/es de derechos humanos. Los procesos penales abiertos en contra de líderes y lideresas tienen un impacto directo en las poblaciones que se plantean la resistencia, ya que las implicaciones que tiene a nivel económico, organizacional y humano el buscar acompañamiento/asesoría legal en estos casos vulnera los intereses colectivos cimbrados en las representaciones de sus liderazgos. Por otra parte, estos actos de criminalización, incrementan en buena medida la conflictividad local y las sensación colectiva que se utiliza el andamiaje del Estado para la defensa de los intereses de particulares por encima de los que comunidades enteras han definido como poco idóneos para su proceso de desarrollo local a través de las consultas populares que son reconocidas por el convenio 169 de la OIT, signado y ratificado por el Estado guatemalteco, pero que son desconocidas por el mismo en tanto se interpone en los intereses definidos por los grupos económicos y políticos de poder. Precisa decir que esta conducta del Estado manifestada por los gobiernos de turno no es nueva, sino que se ha mantenido y perfeccionado a lo largo de los años, la cual se va recrudeciendo mientras se enquistan en la estructura del gobierno las representaciones que protegen intereses parcelarios.

Los altos índices de violencia continúan cobrando la vida de cientos de guatemaltecos de manera mensual. Al mes de septiembre se han registrado 4,667 muertes violentas en comparación con las 4 406 registradas el año anterior para el mismo período por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses –INACIF5, lo cual es una clara muestra del pobre impacto de la política de seguridad ciudadana impulsada por el Gobierno de Otto Pérez Molina, ejecutada por Mauricio López Bonilla actual Ministro de Gobernación la cual era la principal oferta electoral del Partido Patriota y que tuvo un factor de convencimiento en un electorado que sembró esperanzas en una posibilidad reducción de una situación agobiante y que enluta a unas 6,000 familias por año. El incremento de la violencia tiene relación con la profunda descomposición que atraviesa la institución policial y de investigación criminal, abandonadas por los distintos proyectos políticos que han gobernado, quienes son incapaces de reaccionar y cuando lo hacen, es más bien en función de casos que mediáticamente han tenido un impacto en la población, tal como ocurrió con los eventos violentos en San José Nacahuil comunidad donde un comando de supuestos mareros que extorsionan en distintos sectores de municipios aledaños a la ciudad capital, masacraron a 11 personas e hirieron a otros 15 después de una serie de allanamientos. A pesar de las capturas realizadas, falta aún que se establezca si la investigación relámpago realizada aporta los elementos de prueba suficientes para probar los hechos de los que se sindica a los supuestos mareros y los niveles de protección bajo los cuales operaba esta banda criminal.

En este contexto de violencia, pero vinculado a la labor de defensa de derechos, se han perpetrado 18 asesinatos de defensores/as de derechos humanos en comparación con los 13 registrados durante el año anterior, lo que implica un 38% de incremento en este tipo de hecho. En estas muertes, podemos extraer la de 3 periodistas de la región oriental del país, el cual está permeado por estructuras del crimen organizado vinculados a trata y tráfico de personas, así como narcotráfico quienes ostentan una buena parte del control territorial. Por otra parte, en la misma se impulsa el proyecto del corredor seco, a lo cual ya se registran denuncias de pobladores que rechazan este proyecto ya que la propuesta del corredor no contempla ningún plan de desarrollo para los propietarios de las tierras que serán compradas por los inversionistas. Los crímenes en contra de los periodistas aún están en investigación para dilucidar el origen de los mismos.

Otro de los datos relevantes en cuanto a defensores de derechos humanos corresponde a las detenciones ilegales las que suman 40 durante el 2013 que porcentualmente en relación a las 29 registradas el año anterior, representan un 140% de incremento. Se estima que guarda relación con la estrategia de terror ejemplificante impulsada al lado de la criminalización, ya que las capturas ocurren sin orden de juez competente, eventos en los que se agrede psicológicamente al detenido por la supuesta comisión de delitos asociados a su labor organizativa o de defensa de derechos.

Hemos notado el incremento de actos de difamación en contra de defensores de derechos humanos, los que suman 168 hechos durante el período, quienes continúan siendo agredidos en columnas de prensa, comunicados e insertos en distintos medios. En relación a esto, el Procurador de Derechos Humanos –PDH5 emitió una condena de conciencia en la que resuelve…“declarar la violación de los derechos a la dignidad, a la integridad, a la seguridad, que constituyen una amenaza al derecho a la vida, a la igualdad, la libertad de acción y asociación de los defensores de derechos humanos y los miembros de organizaciones no gubernamentales”. En este documento, el PDH ordena al representante legal de la Fundación Contra el Terrorismo, “abstenerse de realizar señalamientos para criminalizar la labor de los defensores y defensoras de derechos humanos en Guatemala y que reflexione acerca del daño que representa difundir masivamente el tipo de contenidos analizados en la presente resolución, en las cuales no solo se agrede a personas, movimientos, representantes diplomáticos y misiones internacionales, sino también se fomenta el odio y la confrontación social”. Este sentencia de conciencia, sienta un importante precedente en función del ejercicio de la libertad de expresión e invita a los distintos grupos a mantener un nivel de respeto y diálogo como único mecanismo para la construcción de acuerdos.

En relación a mujeres defensoras, el 21.58% de los hechos registrados corresponden a ataques/agresiones en su contra. Esto se explica en función que ha aumentado la participación política de las mujeres en el ámbito comunitario y las luchas en las que se involucran se relacionan no solo al ejercicio de los derechos de las mujeres, sino a temas de defensa del territorio, medio ambiente y acceso a la justicia. Es importante mantener presente que las agresiones en contra de las mujeres siempre conllevan un componente de género. Tal es el caso del asesinato de Blanca Rosa González Munguía de 30 años, acaecido a inmediaciones de la Aldea los Isotes asesinada el 20 de septiembre en el cruce de la Aldea el Rodeo en la Montaña de Santa Maria Xalapan, quien fue bajada de un bus por sus agresores, a quienes algunos testigos identifican y que creen se veían afectados por la labor de la defensora. Su muerte, ocasionada por siete disparos en diferentes partes del cuerpo ha dejado en la orfandad a 4 menores de edad que oscilan en las edades de 13 a 2 años, y ha impactado en la organización comunitaria. Blanca, se había integrado en la Comisión Coordinación de Mujeres de Xalapan (COCOMUCH), convirtiéndose en promotora de la salud mental en las comunidades, labor que desde hace dos años, reacomodó con un empleo que le permitiera sustentar a los menores. Este es un caso que ejemplifica otros tantos de las agresiones que enfrentan las mujeres en distintos puntos del país.

En relación a los sucesos de Barillas, Huehuetenango, ocurridos el 29 de septiembre en los que nuevamente se han registrado enfrentamientos entre las fuerzas de la Policía Nacional Civil –PNC5 por la imposición del proyecto de la Hidro Santa Cruz. Se sabe que la población ha sido hostigada sistemáticamente y se impulsan procesos criminalización contra algunos líderes a quienes se les sindica de propiciar las manifestaciones violentas, extremo que no ha sido comprobado aún por ninguna de las autoridades. Luego de este nuevo estallido social, se han abierto nuevamente mesas de diálogo para intentar dirimir las divergencias, espacio que meses atrás han sido poco funcionales y que carecen de acuerdos. Con base en los resultados de los espacios anteriores, derroteros esperados son poco alentadores.

El presente informe, al igual que los anteriores emitido por UDEFEGUA refleja los casos que han sido verificados de violaciones al derecho a defender derechos humanos. La investigación se realiza de acuerdo al mismo protocolo de verificación y se registran las violaciones a derechos humanos, en otras palabras agresión por agresión. Si una amenaza se desarrolla en contra de 10 defensores, serán 10 agresiones. Si desea más información del trabajo o publicaciones que se producen en materia de defensores/as de derechos humanos, no dude en visitar nuestra página web en www.udefegua.org

Ver informe en formato pdf:

PDF - 6.9 MB

Ver en línea : Situación de los derechos humanos: Guatemala

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |