Carta abierta al Sr. Ministro del Interior y a toda la Institución implicada en Argelia

Jueves 23 de mayo de 2013

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

Fuente: AWID.

Fecha: 21 de mayo de 2013.

Palabras Claves: Fundamentalismos religiosos, Derechos sexuales y reproductivos, Violencia contra la mujer, Activismo de jóvenes feministas.

Nosotros, ciudadanos(as), militantes por la defensa de los derechos humanos, por la lucha contra cualquier transgresión de la dignidad humana y contra todo tipo de violación de los derechos de las personas, nos sentimos irritados(as) y denunciamos las acciones indignas e inaceptables de las fuerzas de la policía, abusando de su autoridad, al obligar a mujeres jóvenes, a veces a menores, a someterse a las pruebas de virginidad, todo esto en complicidad con los médicos.

Efectivamente, desde hace algunas semanas, los periódicos relatan hechos acaecidos en Cherraga, cuando policías en servicio, recogieron a muchachas jóvenes que se encontraban acompañadas de sus amigos, para trasladarlas al hospital, donde los médicos las obligaron a someterse a las pruebas de virginidad, violando así la vida privada de esas jóvenes.

Estos casos ¨ aislados ¨ como usted indica, no lo son tanto; ya que este fenómeno se propaga y se extiende hasta Constantina, convirtiéndose en casi una práctica corriente para algunos agentes representantes del orden. ¿A qué orden nos estamos refiriendo? Cuando la intimidad de las jóvenes es violada y puesta al desnudo por las instituciones; ¡las mismas que tienen la misión de protegerlas y de preservar su integridad física y moral e incluso su dignidad! ¡Cómo podríamos callarnos sin ser a su vez cómplices de estas violaciones y de estas prácticas bárbaras, indignas de la Argelia del siglo XXI!

Queremos recordar que no existe ninguna ley que ampare este tipo de examen, salvo en caso de violación y sólo después de que se haga la denuncia del hecho. Estas prácticas, además de ser moralmente y socialmente condenables, son ultrajantes e ilegales, son un delito punible y constituyen una violación de las libertades individuales consagradas en la Constitución.

En una entrevista sostenida con el Presidente del Consejo del Colegio de Médicos, se nos dijo que esas prácticas son ilegales, e incluso con una orden del fiscal o de las instituciones interesadas, el médico no debe en caso alguno administrar esta prueba si existe la más mínima duda, como se consigna en el artículo 12 del Código de Deontología Médica: ¨ el médico, el cirujano dentista, solicitado para examinar a una persona privada de libertad, no puede directa o indirectamente, aunque solo fuera por su sola presencia, estimular o incitar ninguna violación a la integridad física o mental de dicha persona ni a su dignidad (…) no deberá nunca asistir, participar o admitir actos de tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, cualesquiera que sean los argumentos invocados y esto, en cualquier circunstancia.¨

Al tomar consciencia de este artículo, no cabe recordar que tales prácticas reflejan claramente su transgresión.

Al considerar que el Ministerio del Interior es la primera institución implicada en estos actos impunes, estamos Sr. Ministro en espera de sus explicaciones. Por consiguiente, le rogamos abra una investigación profunda e imparcial, con la esperanza de que tales prácticas, degradantes e ilegales, no se vuelvan a producir y que se condenen a los responsables de dichos actos.

En espera de una respuesta digna de todos los valores preconizados por nuestra República, acepte Sr. Ministro, el testimonio de nuestra más alta consideración.

Algunos artículos de aparecidos en prensa:

http://www.algerie360.com/algerie/f... .

http://www.elwatan.com/sso/inscript... .

Ver en línea : http://www.awid.org/fre/Library/Let...

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |