Congreso nacional contra la violencia: Cuando los partidos gobernantes esquivan el consenso

Viernes 21 de junio de 2013

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

Fuente: Nawat.

Autor: Lilia Weslaty.

Palabras claves: Túnez, Ennahdha, Instituto Árabe de Derechos Humanos, Post-revolución, Terrorismo, Transición democrática, UGTT, Violencia.

Setenta y cuatro partidos y más de trescientas organizaciones participaron en el Congreso contra la violencia y el terrorismo que se desarrollara en Túnez los días 18 y 19 de junio. Dicho evento fue organizado por la Liga Tunecina de Derechos Humanos, el Instituto Árabe por los Derechos Humanos, la Orden de los Abogados y la Unión General de Trabajadores Tunecinos con el objetivo de constituir un frente en contra del auge de las agresiones y de los actos terroristas ocurridos en Túnez. Los partidos gobernantes (Ennahdha, CPR et Ettakatol) eran de facto los que estaban más obligados a participar en el Congreso, en aras de demostrar su voluntad política para consolidar la paz social, cada vez más amenazada. Sin embargo, salvo Ettakatol, quien saludó la iniciativa, los dos otros partidos en el poder, es decir Ennahdha y el CPR, esquivaron los preparativos del Congreso y la participación en la redacción de la Carta.

Ennahdha y el CPR estuvieron voluntariamente ausentes en los preparativos y en el Congreso

Después de la celebración del Congreso los días 18 y 19 de junio en Túnez, se notó la ausencia de los partidos Ennahdha y el CPR. Según Ennahdha la responsabilidad recaía en los organizadores, que lo habían excluido. Efectivamente, Fathi Ayadi, presidente del Consejo del Consultivo (Shura) declaró al periódico Al Magreb [1] que su partido no había participado en los preparativos, pero sin mencionar que su partido sí había sido invitado desde el 27 de abril de 2013.

Nunca firmaremos la Carta que fuera el fruto de los trabajos del Congreso contra la violencia y el terrorismo, ya que no participamos en su preparación ni en las discusiones. Por lo tanto, esta Carta no representa ningún acuerdo político o asociativo. Es una Carta que sólo representa a un partido (se refería al Frente Popular).

Lo mismo sucedió con el CPR, el que publicó un comunicado el 18 de junio con más o menos los mismos argumentos: ¨ Queremos explicar que, cómo no participamos en la coordinación, es por eso que no asistimos ¨. Fue ante las cámaras de la cadena nacional [2] que Imed Daimi, Secretario General del CPR explicó las razones del boicot del Congreso:

Si Ud. retira la palabra Túnez, repetida cuatro o cinco veces; el lector no pudiera pensar que esta Carta está relacionada con la situación tunecina. No hay referencias a la revolución, salvo que se menciona una sola vez. Sólo se habla de transición. No se habla de un país donde cayeron sus mártires…

Sin embargo, los organizadores del congreso, a saber la Liga Tunecina de Derechos Humanos, el Instituto Árabe por los Derechos Humanos, la Orden de Abogados y la Unión General de Trabajadores Tunecinos, enviaron a los partidos políticos un correo electrónico para invitarlos a participar en esta coalición contra el terrorismo y la violencia que se concretó los días 18 y 19 de junio con la celebración de un Congreso Nacional. Al decir de Ghazi Ghrairi, miembro del Comité Organizador del Congreso y Secretario General de la Academia Internacional del Derecho Constitucional:

Ambos partidos Ennahdha y el CPR fueron contactados a través del correo con fecha 27 de abril de 2013, al igual que los demás partidos y asociaciones, para participar en los preparativos del Congreso. Posteriormente, estos dos partidos nos comunicaron los nombres de sus representantes, quienes finalmente nunca se presentaron y se ausentaron del Congreso. El 6 de junio enviamos no obstante, una versión avanzada de la Carta a Ennahdha y al CPR para que señalaran sus observaciones, pero nunca respondieron.

Otras asociaciones también se sienten excluidas del Congreso, como es el caso de Liberté et Équité (Libertad y Equidad), lo que fue desmentido por Rami Safi, uno de los organizadores.

Insistimos para que la Asociación Liberté et Équité estuviera presente y le enviamos una invitación por mail, conservamos la prueba. Pero si la Asociación dice que no la recibió, eso es otra cosa.

Constitución de un Observatorio contra la violencia y el terrorismo y conmemoración del 6 de febrero

El Congreso contra la violencia y el terrorismo fue la continuación del diálogo nacional y también fue una acción ciudadana para responder al llamado del dirigente de la extrema izquierda Chkri Belaïd, asesinado el 6 de febrero de 2013, quien constantemente instaba a proteger la paz social contra el auge evidente de los actos de violencia en Túnez.

Después se iniciaron el proceso de las invitaciones enviadas desde el 27 de abril a cientos de asociaciones y de partidos, así como los trabajos para los preparativos de dicho Congreso. Según Belkis Mechri, miembro del Comité de dirección de la LTDH (Liga Tunecina de Derechos Humanos), se organizaron siete talleres:

- Justicia.

- Exclusión y marginalización.

- La seguridad.

- Los medios de comunicación.

- Violencia y Terrorismo.

- Educación y cultura.

- La mujer y la violencia.

La Sra. Mechri explicó que fue un trabajo colectivo, que se crearon cinco comités para la organización del Congreso: Comité Directivo, Redacción, Comunicaciones, Organización y Cultura.

Por otra parte, además de los cuatro principales organizadores del Congreso, teníamos 16 participantes que aportaron su granito de arena para el éxito de este evento, entre los que se encontraban: Euro-Med, la Asociación de Mujeres Demócratas, la Asociación de la Mujer tunecina para la Investigación y el desarrollo, Doustourna, la Coalición contra la violencia y por los Derechos Humanos y la UTICA.

Asesinato de Chokri Belaïd, auge de la violencia en Túnez

Ya a la altura del 6 de febrero, existía consenso sobre la fecha conmemorativa del asesinato del abogado y líder político Chokri Belaïd, que marcó el auge de la violencia en el país. Ese crimen sigue siendo un enigma y sobre todo una cuestión oscura para la justicia tunecina. Según Mokhtar Trifi, uno de los abogados implicados en el caso, el juez de instrucción concedió todas sus prerrogativas a la policía judicial, lo que constituye une flagrante transgresión de la ley. Varias violaciones en el tratamiento de este caso, ponen una vez más a la justicia tunecina en tela de juicio.

Además de la redacción de la Carta de principios contra la violencia y el terrorismo, de los Talleres antes mencionado – en los que participaron una gran cantidad de personas de todas las regiones, fundamentalmente del sur- se elaboraron también recomendaciones útiles para el proyecto del Observatorio. Entre esos Talleres, el de Justicia preparó tres recomendaciones esenciales para el mecanismo defectuoso del poder judicial en Túnez. Según Nadia Boussetta, juez y miembro de la Asociación de Magistrados Tunecinos y del Observatorio para la independencia de la justicia, se distribuyó el trabajo en dos fases: la identificación de los obstáculos y las soluciones y se concluyó con las siguientes recomendaciones:

- Reflejar constitucionalmente la independencia del fiscal de la República del Ministerio de Justicia para poner fin a la justicia partidaria y emitida bajo las instrucciones del poder ejecutivo/político según el capricho de los políticos. Hasta el presente, es el Ministro de Justicia quien designa al Fiscal de la República, lo que obstruye el camino hacia un proceso equitativo.

- Quitarle al Ministerio del Interior la prerrogativa de la redacción de las Actas en las comisarías y en los puestos de policía, sobre todo teniendo en cuenta que el juez se nutre esencialmente de estas Actas para dictar sus sentencias. Además, requerir la presencia del abogado en la redacción del Acta y de su firma sistemática.

- En ausencia de una política penal clara, formular directrices generales, después de un estudio de todas las partes y de todos los actores de la sociedad, en espera de la materialización de las garantías fundamentales por la independencia de la magistratura, comenzando por la Constitución hasta el resto de las leyes. Esto es necesario, a tenor de la incapacidad, tanto práctica como textual, para luchar contra la violencia y el terrorismo.

El Congreso, primer paso hacia una paz social

Aunque el partido Ennahdha no firmó la Carta, el Ministro de los Derechos Humanos y de la Justicia tradicional Samir Dilou, asistió a la segunda jornada del Congreso. Según él las discusiones continúan y el boicot no parece ser definitivo.

También Abdel Hamid Jelassi, vicepresidente del partido islamista nos comunicó que este documento firmado tiende a convertirse en una constitución paralela. Al preguntarle qué le molestaba del texto, respondió que ‘los organizadores se refieren en el documento a ¡la universalidad de los Derechos Humanos!’ Cuando le preguntamos si estaba en contra de la formulación, nos colgó el teléfono. Sin embargo, durante nuestro encuentro con éste en el mes de diciembre 2012, el Sr. Jelassi nos informó, sin equívoco, que su partido no se opone en lo más mínimo a la Carta Universal de Derechos Humanos.

Para Abdessatar Ben Moussa, presidente de la LTDH, las puertas siguen abiertas y la lista de los signatarios de la Carta contra la violencia y el terrorismo no se ha sellado en espera a que otros partidos y asociaciones se unan a la causa. Hasta ahora, más de 60 partidos suscribieron la Carta. Para Abdessatar la violencia es una cultura que hay que erradicar. Efectivamente, en la primera jornada del Congreso, hubo varios altercados debido a la irrupción de un predicador islamista, Abdel Almi acompañado por otros miembros de las Ligas de Protección de la Revolución (LPR). Al respecto, Ramzi, uno de los participantes al Congreso, declara:

¨ Aunque Abdel Almi hizo su show para perturbar el evento, el Frente Popular no debió agredirlo verbalmente, sobre todo que éste no estaba ni armado ni acompañado por bandidos. Debimos haberlo recibido tranquilamente. Por suerte la reacción de Ghazi Ghairi fue prudente y lo dejó entrar. Almi comenzó su provocación y frente a él estaban algunos jóvenes del Frente Popular y lo zarandearon. Es bueno recordar que este predicador es una persona mayor y no se debió actuar de tal manera.¨

El Centro de Túnez por la Libertad de Prensa condenaría ese mismo día esta agresión, así como el enfrentamiento con otros periodistas que querían entrevistar al predicador y que fueron insultados por algunos miembros del Frente Popular al tratarlos de ‘perros’ [3].

La Carta contra la violencia y el terrorismo.

Ver en línea : http://nawaat.org/portail/2013/06/2...

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |