El Foro Egipcio de Organizaciones No Gubernamentales Independientes sobre Derechos Humanos condena las crecientes restricciones impuestas a la sociedad civil, y alerta sobre el proyecto de legislación que pretende paralizar a las organizaciones no gubernamentales en Egipto.

Miércoles 6 de marzo de 2013

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español] [français]

Fuente: Instituto para Estudios sobre Derechos Humanos del Cairo.

Fecha: 6 de marzo de 2013.

Palabras claves: Derechos humanos, organizaciones de la sociedad civil, Egipto.

En una Intervención Oral realizada en Naciones Unidas:

El Instituto para Estudios sobre Derechos Humanos del Cairo, en una intervención oral ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ayer 5 de marzo de 2013, a nombre del Foro Egipcio de Organizaciones No Gubernamentales sobre Derechos Humanos Independientes (el Foro) alertó de las crecientes leyes y prácticas represivas encaminadas a aislar a las organizaciones de la sociedad civil en Egipto y para lograr la destrucción de su capacidad de funcionamiento y hasta de existencia. La intervención se produjo en respuesta al informe presentado por el Relator Especial de Naciones Unidas sobre la Situación de los Defensores de Derechos Humanos (SR) que formara parte del Vigésimo Segundo Periodo de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos, que se celebra en la actualidad en Ginebra.

El informe de SR observa que los defensores egipcios de derechos humanos y las organizaciones de la sociedad civil “constantemente son blanco de…. restricciones que dificultan seriamente la habilidad de dichas organizaciones, y de los defensores de derechos humanos que trabajan con ellos, a realizar a plenitud sus actividades fundamentales [1].” En respuesta, el Foro, que está formado por veintitrés organizaciones egipcias de derechos, aseguró que los recientemente presentados proyectos de ley ante el Consejo Shura por el gobierno del Presidente Morsi y el Partido de Justicia y Libertad, de ser aprobados, sería la legislación más represiva contra la sociedad civil que jamás haya existido en Egipto.

El Foro alertó que ya se están imponiendo restricciones contra la sociedad civil egipcia, a pesar del hecho que la legislación propuesta aún no ha sido aprobada. Ciertamente, debido a la negativa del gobierno a aprobar su financiamiento, organizaciones como la Nueva Fundación de la Mujer se ha visto ya forzada a realizar drásticas reducciones de personal y de actividades. De forma similar, el gobierno ya está tratando de aislar a la sociedad egipcia: justo el mes pasado, el Primer Ministro envió una carta a una de las organizaciones egipcias de derechos más antiguas, la Organización Egipcia por los Derechos Humanos, donde les alertaba que no cooperaran con organizaciones extranjeras, donde se incluía a los mecanismos de derechos humanos de Naciones Unidas.

El propio gobierno egipcio cuenta con una larga hoja donde se registra su negativa a cooperar con los mecanismos de derechos humanos de Naciones Unidas. De un total de siete encuestas que el Relator Especial de Naciones Unidas sobre la Situación de los Defensores de los Derechos Humanos enviara al gobierno egipcio después de recibir quejas de violaciones cometidas contra la sociedad civil y contra los activistas por los derechos en el país desde 2011, solo una había obtenido una respuesta de parte de las autoridades egipcias. [2] Es importante hacer constar que esta falta de respuesta por parte de las autoridades egipcias se produce de forma llamativa en momentos en que el actual gobierno egipcio es responsable de numerosas violaciones de derechos para los que no es capaz de encontrar justificación alguna ante la comunidad internacional. De forma similar el gobierno egipcio todavía tiene que permitir a SR realizar una visita a Egipto, a pesar de las solicitudes formuladas por SR que han estado pendiente por casi diez años.[3]

El Foro terminó su intervención expresando que las violaciones que se presencian en la actualidad en Egipto son representativas de una tendencia global hacia una creciente represión contra la sociedad civil y los defensores de derechos humanos que trabajan con las mismas, que tiene el potencial de resultar en extreme dañinas al avance y la protección de los derechos humanos a escala global. Tal como lo ha expresado la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, no puede existir progreso alguno sin la existencia de sociedades civiles independientes. Las veintitrés organizaciones instaron a la Comisión de Derechos Humanos a que realizaran una acción urgente y enérgica para poner fin a los esquemas encaminados a apagar la sociedad civil y a silenciar a los defensores de los derechos humanos.

Intervención Oral Conjunta con el Foro Egipcio de Organizaciones No Gubernamentales Independientes sobre Derechos Humanos: http://www.cihrs.org/wp-content/upl... .

Ver en línea : http://www.cihrs.org/?p=6090&lang=en

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |