Intervención Oral ante el Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas: a pesar del papel desempeñado en los levantamientos árabes, las mujeres encaran un proceso de marginalización de la esfera política.

Martes 5 de marzo de 2013

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español] [français] [Português]

Fuente: Instituto del Cario para Estudios sobre los Derechos Humanos (Cairo Institute for Human Rights Studies)

Fecha: 5 de marzo de 2013.

Palabras claves: Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Derechos humanos de las mujeres, países del norte de África.

Ayer, 4 de marzo de 2013, el Instituto del Cairo para Estudios sobre los Derechos Humanos – en cooperación con Nazra para Estudios Feministas, la Fundación Nueva Mujer, y la Asociación Tunecina para una Mujer Democrática – presentaron una intervención oral sobre el estado de los defensores de los derechos humanos de las mujeres en los países del norte de África, ante el Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, cuyo vigésimo segundo período de sesiones se celebra actualmente en Ginebra. La intervención se refirió hasta qué punto pueden las mujeres árabes en Egipto, Túnez y Libia ejercer sus derechos y participar en la determinación del derrotero transicional en sus países. Esta intervención se produjo en respuesta al informe anual presentado por el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que debatió el estado de los derechos humanos en el mundo.

Las cuatro organizaciones expresaron que los casos frecuentes de hostigamiento sexual y las violaciones vistas recientemente en Egipto en el contexto de las manifestaciones reflejan violaciones a los derechos humanos y el estado de impunidad que continúa ininterrumpidamente en el país. Estos actos traen como resultado la marginalización del papel de la mujer en la sociedad y limitan la participación política de las mujeres, incluidas en las protestas pacíficas. La intervención expresó, “en todos los casos las autoridades estatales no han realizado acción alguna para evitar estos ataques o para exigirle a los responsables de estas acciones. En su lugar, el Primer Ministro y los miembros del Parlamento emitieron declaraciones que les achacaban la culpa de los ataques a las propias mujeres. El hecho que las autoridades no cumplan con su responsabilidad para procurar espacios públicos para las mujeres ha traído como resultado la marginalización de las mujeres y la limitación de su participación en las protestas y en los asuntos públicos.”

Al hacer referencia a Libia, la intervención señaló que la mujer libia sigue con su lucha para asegurar su representación en la venidera Asamblea Constituyente así como la inclusion de estipulaciones que apoyen y protejan la igualdad entre los hombres y las mujeres y para eliminar la discriminación basada en el sexo en la nueva constitución libia. Mientras tanto, la mujer tunecina alcanzó el éxito para asegurar la inclusión de las referencias directas a la igualdad de género y la responsabilidad del estado en la protección de los derechos de las mujeres en la más reciente versión del proyecto de constitución tunecina – que representa una importante mejoría de las versiones anteriores.

La intervención pidió al Alto Comisionado de los Derechos Humanos y a los estados miembros de las Naciones Unidas que acometan acciones para proteger el papel de la mujer en los períodos transicionales y pronunciarse enérgica y regularmente cuando las mujeres sean los blancos sencillamente por ejercer sus derechos como ciudadanos y seres humanos.

La intervención oral acerca de las violaciones contra las mujeres activistas http://www.cihrs.org/wp-content/upl...

Ver en línea : http://www.cihrs.org/?p=6073&lang=en

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |