Los retos de los medios de comunicación comunitarios y el derecho a la comunicación en Túnez

Lunes 3 de junio de 2013

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

Fuente: E-jousour.

Fecha: 31 de mayo de 2013.

Palabras claves: Túnez, Medios de comunicación, Información, Comunicación.

La situación antes de la revolución.

Existe consenso sobre el hecho de que los medios de comunicación antes de la revolución tunecina estaban bajo el control del régimen de Ben Ali (1987-2011). La prensa escrita estaba dominada por los periódicos estatales (‘La Prensa’ y ‘Essahafa’ y los órganos oficiales de la Agrupación constitucional democrática –RCD; ‘Le Renouveau’ y ‘El Horria’). Los periódicos de la oposición estaban marginados. En la prensa electrónica, el régimen controlaba dos cadenas de televisión (TV7 y Tunesie 21), cuatro emisoras nacionales de radio (Radio Nationale, Radio Tunis Chaîne Internationale, Radio Jeunes y Radio Culture) y cinco emisoras regionales de radio (Monastir, Sfax, Le Kef, Gafsa et Tataouine).

Sólo había dos cadenas privadas de televisión autorizadas a difundir vía satélite (Hannibal y Nessma) y cinco emisoras privadas de radio en banda de FM (Radio Mosaïque (2003), Radio Jawhara (2005), Radio Zitouna (2007); Shems FM (2010), Express FM (2010)). Todos esos medios de comunicación estaban en manos de personas próximas al gobierno y no gozaban de ninguna independencia editorial. Entre las emisoras privadas de radio, solamente « Radio Zitouna », de perfil religioso, cubría el territorio nacional. El reinado de Ben Ali se caracterizó por la ausencia casi total de un marco jurídico-legal armónico y unificado que dirigiera la información y la comunicación audiovisual. Ninguna de las legislaciones menciona el concepto de ¨servicio público¨ en materia audiovisual. La decisión tomada a partir del 2003 de abrir el espacio del audiovisual al sector privado no pretendía romper el monopolio estatal en el sector audiovisual sino conceder de forma arbitraria y como privilegios, bajo una penumbra total, las licencias y los permisos para la teledifusión a miembros de la familia reinante, a parientes y a amigos fieles al régimen.

A pesar de la censura impuesta, algunos proyecto radiales vieron la luz en los sitios Web y avanzaron las campañas a favor de la apertura de las ondas hertzianas. ‘Radio six’ comenzó también a transmitir por Internet en el 2007, ‘Radio Kalima’ comenzó a trasmitir por Internet desde el 2008 y por el satélite Hotbird desde el 2009. La apertura de las ondas sólo para las emisoras de radio cercanas al poder fue un hecho denunciado por el Sindicato Tunecino de Radios Libres (STRL) creado a tenor de la celebración de la cumbre mundial de la sociedad de la información en Túnez. El STRL denunció que el otorgamiento de licencias de difusión solamente a los miembros de la familia presidencial y a sus familiares, pero muy especialmente a ‘Shems FM’ no se puede ver como una apertura real, sino más bien como una violación de la libertad de expresión.

El STRL tuvo que crear una instancia independiente responsabilizada con la atribución de las frecuencias, sobre la base de las condiciones que garantizaran la transparencia y la igualdad entre todos los tunecinos.

El STRL insistió en la necesidad de priorizar, durante el proceso de atribución de las licencias, a los profesionales del sector que se consagraran a la democracia nacional. Manifestó que se imponía hacer el diagnóstico y diseñar las vías necesarias para el desarrollo de los actores actuales y potenciales del sector de los medios de comunicación comunitarios en Túnez.

Después de la caída de Ben Ali.

Después de la caída de Ben Ali el 14 de enero de 2011, los medios de comunicación tradicional, pública y privada, escrita y audiovisual, se adaptaron a la nueva situación y al decir de los observadores, trataron de expresar una mayor diversidad de opiniones.

El gobierno posterior a Ben Ali decidió rebautizar las dos cadenas estatales de televisión « Wataniya 1 » y « Wataniya 2 » (Nacional 1 y Nacional 2) y sustituir a todos sus dirigentes. El Estado embargó los bienes de la familia Ben Ali y los puso bajo el control de las radiodifusoras privadas de ‘Sehms FM’ y de ‘Radio Zitouna’. Además, el 19 de febrero de 2011, el gobierno decretó una amnistía general para las personas condenadas en virtud de las leyes represivas utilizadas contra la oposición política, entre las que se encuentra el Código de la prensa de 1975.6. El 2 de marzo de 2011, el gobierno anunció la creación de una Instancia Nacional para la Reforma de la Información y de la Comunicación (INRIC) con el fin de introducir reformas al sector mediático, de conformidad con las normas y estándares internacionales.

La ¨ Instancia Superior para la Realización de los Objetivos de la Revolución, de la Reforma política y de la Transición democrática (HIROR por sus silgas en francés) fue creada el 15 de marzo de 2011. Está compuesta por representantes de los partidos políticos, de las organizaciones de la sociedad civil y del movimiento sindical, en su calidad de rector hasta las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) el 23 de octubre de 2011.

Los observadores señalan que la única legislación relacionada con el sector informativo y cultural se promulgó por la Instancia Superior después de la revolución. Ésta es: el Decreto-Ley 2011-41 del 26 de mayo de 2011 relativo al derecho de acceso a los documentos administrativos de los organismos públicos, modificado por el Decreto-Ley 2011-54 del 11 de junio de 2011. Después tenemos la promulgación del Decreto-Ley 2011-115 del 2 de noviembre relativo a la libertad de prensa, de impresión y de edición; y finalmente el Decreto-Ley 2011-116 del 2 de noviembre de 2011 relativo a la libertad de la comunicación audiovisual que reconoce formalmente la existencia del sector de los medios de comunicación asociativos y que decide la creación de la Alta Autoridad Independiente de la Comunicación Audiovisual (HAICA por sus siglas en francés).

El 28 de junio 2011, la INRIC anunció sus recomendaciones relativas a la atribución de las licencias a 12 estaciones de radio, de ellas cuatro concentradas en la gran región de la capital y ocho en el resto del país. Estas emisoras de radio sólo recibieron la confirmación de la autorización oficial en el mes de marzo de 2012, las emisoras en cuestión son: Radio Kalima, Radio 6, Kif FM e Ibtissama FM en la capital. Oxygène FM en Bizerte, Cap FM en Nabeul, Sabra FM en Kairouan, Chaambi FM en Kasserine, Sawt el Manajem en Gafsa, Al Karama en Sidi Bouzid, Oasis FM en Gabès y Ulysse FM en Médenine. Hay que señalar que después de las elecciones del 23 de octubre de 2011, ganadas por el partido islamista ‘Ennahdha’, el gobierno de la llamada troika se caracterizó por el aplazamiento de la puesta en vigor de las medidas de orden jurídico y normativo de la libertad de prensa y del panorama de los medios de comunicación en sentido general.

Efectivamente, hasta el momento sólo el Decreto Ley 2011-41 estaría íntegramente en vigor, en virtud de una circular de aplicación del 5 de mayo de 2012. Mientras que el Decreto-Ley 2011-115 sigue esperando por la designación de una comisión independiente responsabilizada con la atribución del carné nacional de periodista profesional. El Decreto-Ley 2011-116 también está al compás de espera del nombramiento de los miembros de la HAICA, sin los que las disposiciones del Decreto-Ley no pueden aplicase. Ambas legislaciones, aunque fueron publicadas por la Gaceta Oficial desde el 4 de noviembre de 2011, siguen en estudio de la comisión de la ANC, Diagnóstico y planes de acción para el desarrollo de los actores actuales y potenciales del sector de los medios de comunicación comunitarios en Túnez 2. El informe general de la INRIC apuntó que desde las elecciones del 23 de octubre 2011, la progresión de la reforma de los medios de comunicación ha reducido su ritmo, las limitaciones de la libertad de prensa son más evidentes y las quejas por concepto de represión de los trabajadores de los medios se acumulan.

Los retos de los medios de comunicación comunitarios.

El tema del acceso ciudadano a los medios de comunicación comunitarios es un desafío importante para la libertad de expresión y de la democratización de Túnez. La ausencia de un estatus específico de la radio asociativa/comunitaria es uno de los grandes desafíos, pues se trata de la cuestión relacionada con el pluralismo del panorama de los medios de comunicación, especialmente en las regiones que no gozan de una buena cobertura radial. Otros retos se plantean tanto para las nuevas emisoras comerciales como para las asociativas.

Ante todo debemos expresar que las nuevas emisoras privadas y asociativas de radio que se aceptaron en virtud de las recomendaciones de la INRIC, siguen trabajando sin las condiciones adecuadas, es decir, sin la aplicación de una normativa para el sector. Además, las nuevas emisoras privadas de radio y las asociativas/comunitarias cubren los gastos de la Oficina Nacional de Teledifusión (ONT), los que se elevan a unos 100 000 dinares anuales. La ONT, en común acuerdo con las autoridades del ramo, tomó la iniciativa de conceder la gratuidad de la difusión a las nuevas emisoras de radio hasta finales del 2011. También redujo los costos por concepto de difusión en un 20% durante todo el año 2012. Por supuesto que esto no resuelve el problema y los elevados gastos en los que incurre la ONT y su monopolio, dificultan la perennidad de estos nuevos medios de comunicación. Por otra parte las emisoras de radio deben enfrentar los problemas de acceso a los equipos ya que resulta muy difícil importarlos y la reglamentación aduanal toma mucho tiempo. Tenemos además, el tema del financiamiento, pues los bancos no quieren prestar dinero debido al riesgo de insolvencia. Por ende, es necesario establecer mecanismos de apoyo para la perennidad del sector tanto en materia de la formación de periodistas como del adiestramiento en el terreno.

Cabe señalar que el Estado tunecino considera a todas las nuevas emisoras de radio como radios comerciales, aún cuando en el Decreto 116 figura la radio asociativa y comunitaria, que se reconociera con la creación de la Alta Autoridad Independiente de la Comunicación Individual (HAICA) al adjudicar las licencias específicas. Efectivamente, la aplicación del Decreto 116 nos permite distinguir cada tipo de radio asociativa y la radio comercial. Las radios asociativas sin fines de lucro no deberían cubrir normalmente los gastos de la ONT. Por ejemplo Radio Six y « La voix des mines FM » no pueden pagar los exorbitantes gastos exigidos por la ONT. Las emisoras de radio asociativas deben disfrutar de un estatus especial, que las exonere de ese tipo de gasto, esto es vital para la perennidad de una radio sin fines de lucro y con un objeto social.

El diagnóstico de las radios comunitarias.

El diagnóstico de los medios de comunicación comunitarios actuales y potenciales, cuyas características fundamentales presentamos, reconoce el apoyo internacional recibido en Túnez, que comenzara a principios de enero de 2011 por el sector de los medios de comunicación y de la libertad de expresión y que se concentraría posteriormente en el apoyo a la reforma y a la consolidación de los medios de comunicación públicos. Los medios de comunicación asociativos locales, las radios por Internet y los proyectos de la sociedad civil gozan de una modesta y puntual contribución, sin estrategia alguna para consolidar el sector en general. Diagnóstico y planes de acción para el desarrollo de los actores actuales y potenciales del sector de los medios de comunicación comunitarios en Túnez 3.

El diagnóstico posibilita ver el importante papel que pueden desempeñar las emisoras de radio comunitarias, las comerciales y las asociativas en la Web o a nivel de proyectos, en el proceso de democratización en Túnez. Este sería un elemento esencial de la diversidad, del pluralismo, de la democracia, como vector de la información y de la educación popular y vector de la libertad de expresión.

La caracterización hecha nos permite formular la hipótesis de que los medios de comunicación de la sociedad civil, particularmente de las radios asociativas por ondas, de escucha gratuita y accesible a todos en cualquier parte, pueden efectivamente garantizar la cobertura del territorio tunecino en materia informativa. Durante el estudio confirmamos que el servicio público en materiales y equipamientos de radiodifusión, a pesar de los ingentes esfuerzos, pudiera a duras penas garantizar la interconexión territorial en la radiodifusión. Actualmente, las poblaciones locales en varias regiones de Túnez no tienen una seria información local, no tienen la posibilidad de expresarse, no cuentan con herramientas de comunicación social.

Sin embargo, hay que destacar que el sector de las emisoras de radio asociativas y comunitarias, incluso las nuevas emisoras comerciales de radio y en particular, los proyectos de radio Web está compuesto por actores relativamente vulnerables en materia de estructura y de profesionalidad de sus organizaciones. A pesar de la vulnerabilidad del sector, que funciona en condiciones muy distantes a lo ideal, la misión de estudio que recorrió Túnez comenzó un proceso de intercambio para su representación como agente pleno en la formulación de una promoción nacional a favor del derecho a la comunicación. Esto es sólo el comienzo y se propone en este informe las recomendaciones para levantar recursos y medios para la formación y capacitación, la coordinación, todo en aras de una promoción eficaz.

El diagnóstico centrado en las capacidades reales de los equipos locales de producción, en su capacidad de poner en práctica una estrategia política coherente de promoción, en la identificación de actores y de objetivos para consolidar el sector; nos permitirán sentar las bases para el reforzamiento y la perennidad del sector sobre la base de la maximización de los efectos del aporte de recursos por parte de los socios y de los donantes técnicos. La creación de fondos de apoyo en este proyecto es un elemento fundamental para garantizar la contribución de los medios de comunicación en la democratización de Túnez.

Precisamente, el diagnóstico permite identificar las necesidades profesionales del sector de las emisoras de radio asociativas y comunitarias tunecinas y definir las vías de apoyo para dichos medios. También nos permite ver su capacidad de intercambio político, proponer estrategias de consolidación apropiadas a este sector vital para el pluralismo mediático en Túnez.

El proceso de confección y de elaboración de este diagnóstico fue complejo y determinante para la estructuración. Nos permitió no sólo reunir informaciones sino también involucrar a todos los socios locales del sector, de manera a que se apropien del proyecto a través de un proceso de concertación; de propuestas de recomendaciones estratégicas para el desarrollo del sector de las emisoras de radio comunitarias.

El diagnóstico completo: http://www.e-joussour.net/files/TUN...

Ver en línea : http://www.e-joussour.net/node/12540

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |