Túnez: ! A comprometerse ahora y sin ambigüedades en la instauración de un Estado de derecho!

Miércoles 16 de enero de 2013

Todas las versiones de este artículo: [Español] [français]

Fuente: E-jousour.

Fecha: 15 de enero de 2013.

Palabras claves: la revolución tunecina, Estado de derecho, Derechos humanos.

El 14 de enero de 2013 marca el segundo aniversario de la revolución tunecina.

Comprometidos con un proceso de transición política desde hace dos años, las autoridades y dirigentes políticos tunecinos tienen la responsabilidad de hacer prevalecer las reivindicaciones de ¨ Libertad, Dignidad e Igualdad ¨ erigidas y defendidas fuertemente por los tunecinos nacidos durante la revolución, inclusive por aquellos que ofrendaron por centenares, sus propias vidas. La Red Euro-Mediterráneo de Derechos Humanos (REMDH) y la Federación Internacional de Ligas Pro Derechos Humanos (FIDH por su sigla en francés) instan las autoridades competentes a tomar sin demora, las medidas necesarias para comprometerse sin ambigüedades en la instauración de un Estado de derecho.

Dos años después del inicio de la transición, aún queda mucho camino por andar. Tenemos temas pendientes tan importantes como el reconocimiento y la protección de los derechos humanos en su sentido universal, el respeto y la promoción de la igualdad y la lucha contra todo tipo de discriminación, la garantía de la independencia de la justicia y de los medios de comunicación y la lucha contra la impunidad. Nuestras organizaciones, conjuntamente con las tunecinas que luchan por la defensa de los derechos humanos, no han cesado de denunciar las infracciones y las exacciones, e invitan a las autoridades competentes a cumplir sin restricción los compromisos internacionales contraídos.

La revolución tunecina emergió de las regiones más desfavorecidas del interior del país, de regiones cuyas poblaciones habían sido olvidadas por los gobiernos e instituciones estatales. Las manifestaciones y los disturbios que se han producido regularmente en los últimos meses, en un número cada vez más creciente, muestran el malestar persistente en esas regiones y las expectativas de esas poblaciones. Hay que tomar con urgencia las medidas necesarias y se deben emprender con toda prioridad las concertaciones indispensables en un contexto sereno y tranquilo para llegar a un diálogo constructivo.

Mientras que en los últimos meses, se han multiplicado las violaciones de la libertad de asociación y las amenazas e incluso los ataques contra los sindicatos y los partidos políticos, nuestras organizaciones insisten en la importancia de establecer un debate sereno, franco y constructivo entre las diferentes partes. Esto es más importante aún cuando 2013 debía ser un año electoral con el advenimiento de un nuevo régimen. En ese sentido las autoridades tunecinas de transición tienen la responsabilidad de velar por elecciones libres y democráticas y para ello deben garantizar la independencia plena y total de la instancia encargada del buen funcionamiento de los escrutinios.

La Constitución

El proceso de democratización y de establecimiento de un Estado de derecho ya iniciado, se traduce por un grupo de logros, como la celebración de elecciones libres y transparentes que dieron lugar a la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) encargada de redactar la nueva constitución, principal piedra angular de la II República.

La Constitución resultante de los trabajos de la ANC tendrá al menos, para responder a las expectativas expresadas por los tunecinos y tunecinas nacidos durante el levantamiento, que garantizar los propios principios que lo alentaron. Falta aún camino por recorrer, pues el texto constitucional, tal y como está actualmente, no se hace referencia explícita a la Declaración Universal de los derechos humanos, ni tampoco se incluye el reconocimiento formal de la primacía de las convenciones internacionales de derechos humanos. La consagración plena y total a los principios de la igualdad y de la no discriminación deben convertirse también en un elemento ineludible de la futura constitución tunecina.

Igualdad entre hombres y mujeres.

Desde el inicio de la transición, Túnez se ha destacado por las medidas tomadas por la promoción de la igualdad de género, especialmente en la paridad de las listas electorales y el anuncio del levantamiento de las reservas relativas a la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW). Pero es importante señalar que estas medidas están aún bastante incompletas. El levantamiento de las reservas relativas a la CEDAW debe materializarse con la armonización de la legislación nacional, sobre todo en el tema asociado a la paridad y las medidas concretas y efectivas tendentes a combatir todas las formas de violencia contra la mujer en el texto de la ley y en su aplicación.

Además, Túnez tendrá que tomar las medidas adecuadas para respetar los derechos de las minorías y poner fin a todas las formas de discriminación y de estigma contra las minorías. Se debe respetar plenamente la libertad de consciencia.

Derechos de los migrantes

Debe garantizarse la promoción y la protección de los derechos de los migrantes, de los refugiados y de los solicitantes de asilo. Túnez es uno de los Estados magrebinos que no ha ratificado la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migrantes y sus familias. El gobierno debería comprometerse a ratificar esta convención, derogar todas las leyes que criminalicen los migrantes y velar por que todos los acuerdos bilaterales asociados a las migraciones se concluyan únicamente sobre la base de la garantía previa y absoluta del respeto de los derechos de los migrantes, de los refugiados y solicitantes de asilo.

El reconocimiento del principio de la libertad es uno de los principales logros de la revolución tunecina, pero ahora tenemos que garantizar plenamente las libertades individuales y colectivas en Túnez en el texto y en la práctica.

La Justicia

Los procedimientos judiciales y las condenas tendentes a sancionar el ejercicio de las libertades individuales, espacialmente la libertad de expresión, se han multiplicado este último año. La Justicia tunecina tendrá que respetar plenamente los compromisos internacionales contraídos por Túnez durante los procesos y casos a procesar.

La independencia de la justicia, al igual que la de los medios de comunicación, garantes de un proceso de transición democrática y del ejercicio de los derechos y de las libertades, debe estar en el centro mismo de los compromisos del gobierno. Las organizaciones firmantes reiteran su convocatoria para el establecimiento, sin demora ni condiciones, de una instancia independiente del poder judicial y proporcionarle todos los medios y las garantías necesarias para su independencia y transparencia. Las organizaciones firmantes instan las autoridades a poner fin a las campañas de difamación dirigidas contra los periodistas y las instituciones mediáticas, a detener los intentos de control y de intervención en los medios de comunicación, públicos y privados, y garantizar la creación de una instancia superior independiente que goce de prerrogativas y medios necesarios para emprender las reformas necesarias del sector.

Tortura y violencia policial

La persistencia de los actos de tortura y de violencia policial muestra la urgencia de introducir una reforma profunda del sistema de seguridad. La represión de reuniones pacíficas por las fuerzas del orden, así como el recrudecimiento de los actos de violencias perpetrados por grupos extremistas con fines esencialmente políticos en el marco de las manifestaciones en Túnez, es motivo de profunda preocupación. Estos actos dirigidos especialmente contra los partidos de oposición, pero también contra los sindicatos, ponen en riesgo al pluralismo político, pilar de un sistema democrático.

La inercia de las autoridades frente a tales actos, contribuye a propagar un sentimiento de impunidad para todos aquellos que tratan de contrarrestar las libertades fundamentales y en especial las libertades de asociación, de expresión y de reunión pacífica en Túnez. Nuestras organizaciones convocan las autoridades tunecinas a priorizar las investigaciones e indagaciones independientes e imparciales, con el fin de esclarecer los actos de violencia cometidos y que los responsables tengan que rendir cuenta ante la justicia.

Contactos

Para más informaciones, contacte:

Ramy KHOUILI.

Telef. +216 23 774 748.

Ver en línea : http://www.e-joussour.net/node/12188

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |