Yemen: Decenas de menores que se encuentran en cárceles se declaran en huelga de hambre después que un menor fuera sentenciado a muerte.

Lunes 4 de febrero de 2013

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español] [français] [Português]

Fuente: E-jousour.

Fecha: 31 de enero de 2013.

Palabras claves: ley, prisión yemenita, Amnistía Internacional.

La desesperación y la desesperanza prevalece en una prisión yemenita donde decenas de menores se han declarado en huelga de hambre como protesta contra las condiciones que tienen que soportar y anta la reciente pena de muerte impuesta a un compañero de prisión, según informan activistas a la organización Amnistía Internacional.

A partir del domingo, 77 supuestos delincuentes juveniles se han negado a ingerir los alimentos que se le suministra en la prisión central de la capital Sana’a hasta que las autoridades satisfagan un pliego de demandas formuladas en una declaración firmada a mano.

Ellos se lanzaron a esa huelga de hambre en respuesta a la condena a pena de muerte de Nadim al-‘Azaazi el 26 de enero por un delito que se le acusa de haber cometido cuanto tenía solo 15 años de edad.

Philip Luther, Director de Programas para el Oriente Medio y África Norte en la organización Amnistía Internacional expresó que “la ejecución de delincuentes juveniles está expresamente prohibida en el Código Penal de Yemen y en el derecho internacional sobre derechos humanos – las autoridades yemenitas deben cumplir con sus obligaciones y revertir de inmediato esa condena a muerte.”

“Los informes que hemos recibido desde el interior de la Prisión Central de Sana’a nos refiere condiciones realmente alarmantes que deben enfrentar los delincuentes juveniles e instamos a las autoridades para que actúen de inmediato y aseguren que los menores sean tratados de forma humana y no se les mantenga tras las rejas por períodos de tiempo que sobrepasan sus condenas.”

Aparentemente algunos de los menores que se encuentran en la Prisión Central de Sana’a ya han cumplido sus condenas pero aún siguen retenidos debido a su incapacidad de pagar las multas impuestas por los tribunales.

Las demandas de los que encuentran en huelga de hambre les fueron entregadas a las autoridades de forma manuscrita, en una declaración firmada en lengua árabe a la que Amnistía Internacional tuvo acceso.

Las demandas, además de pedir la cancelación de las sentencias de muerte para al-‘Azaazi y para todos los delincuentes juveniles, incluyen así mismo el asegurar que los menores sean juzgados en tribunales juveniles con procedimientos veloces.

En algunos casos, el supuesto delincuente juvenil ha estado sometido a juicio durante más de tres años y algunos han pasado tiempo en prisión para después ser declarados inocentes en los tribunales.

Los huelguistas en hambre también piden la adopción de un comité médico examinador calificado, que cuente con la anuencia del tribunal, y que haga uso de los medios tecnológicos para verificar la edad del supuesto delincuente juvenil.

Ellos quieren que las autoridades reconsideren lo que consideran como condenas injustas o demasiado largas por delitos menores, y que respeten y reconozcan el papel desempeñado por los abogados y el derecho de los menores a contar con una representación de un abogado que ellos puedan seleccionar.

También objetan las condiciones en las prisiones como por ejemplo un inadecuado espacio y una falta de ventanas y algunos casos la falta de camas. Demandan un fin inmediato a los ejercicios o castigos físicos humillantes que les imponen las autoridades carcelarias.

Otra causa aparente de la ira de los menores en prisión es la corrupción dentro del sistema judicial – incluida la supuesta falsificación de documentos.

Más de la mitad de los menores que han firmado la declaración – 42 de 66- no han podido ver a sus familiares durante el tiempo que han permanecido en prisión por provenir de zonas de Yemen que están muy alejadas de la capital. Solicitan la reubicación para terminar de cumplir sus condenas en instalaciones juveniles pertinentes que le queden más cerca de sus casas.

“Este grito de ayuda arroja luz sobre la falla de las autoridades yemenitas de no respetar los derechos de los menores que se mantienen tras las rejas, y debe servir como un llamado a la acción para asegurar se siga el proceso adecuado y se mejoren las condiciones carcelarias para todos los delincuentes juveniles en el país,” expresa Luther.

El derecho internacional no permite sentencias a muerte o condenas a cadena perpetua sin libertad condicional para aquellos que sean menores de 18 años en los momentos en que se cometió el supuesto delito.

Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todos los casos sin excepción.

Por Amnistía Internacional.

Ver en línea : http://www.e-joussour.net/en/node/12243

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |